“¿ La Caperucita? ¿ La Bella Durmiente? ¿ La leyenda de Sant Jordi? Expulsados de la biblioteca por su carácter sexista”. La iniciativa de los padres de la Escola Tàber de Barcelona de revisar el fondo de la biblioteca escolar con perspectiva de género ha suscitado una polémica que ayer hervía en las redes sociales de los profesionales del libro.

“Los clásicos nos enseñan un camino, censurar siempre es peligroso”, resume Carme Fenoll, que lamenta los tiempos de tanta corrección política que pueden acabar perjudicando al movimiento feminista que pretenden defender.

Santiago Abascal lo ha explicado en este mitin, donde sinceramente, como dice un castizo ha estado "sembrao":