Este pasado viernes 17 de enero se presentó en la sede de Hazte Oír (Paseo de la Habana 200, Madrid), por gentileza de su Presidente, D. Ignacio Arsuaga, el nuevo libro de José R. Barrios, “La industria de género al desnudo (Un negocio en nombre del feminismo)”.

Intervino en primer lugar el editor del libro, Álvaro Romero (Editorial SND), quien hizo hincapié en la importancia que tiene la libertad de expresión en la coyuntura política y social de nuestros días en España, cuando un libro como el que se representaba habla tan claro y directo frente a una ideología de género que nos quieren imponer desde un bombardeo continuo en prensa, radio y televisión. Álvaro Romero alabó la valentía de escritores como Barrios, una persona que conoce bien el valor de una educación en la que son los padres quienes decide qué y cómo deben ser educados sus hijos, ya que la institución escolar está al servicio de la sociedad y nunca debe caer en manos de ninguna ideología, máxime en estos días en los que asistimos a pretensiones de adueñarse de la red de escuelas públicas con fines de adoctrinamiento de niños de Educación Infantil y Primaria, sin la madurez suficiente para ser amaestrados en prácticas sexuales a tan tempranas edades.

Francisco Serrano, el Juez Serrano, diputado de VOX en el Parlamento de Andalucía, persona que ha prologado la obra en cuestión, hizo referencia a la necesidad de contar con voces discrepantes a ese pensamiento políticamente correcto que tratan de imponernos, de manera que el libro “La industria de género al desnudo” se rebela abiertamente ante esa imposición política, dado que muestra y saca a la luz los numerosos engaños y falsedades que esconde la llamada Dictadura de Género española, cuyos cimientos son palabros antes cocinados en laboratorio, tales como género, heteropatriarcado, denuncias instrumentales, violencia machista en vez de violencia doméstica o intrafamiliar, etc. Respecto a la última polémica suscitada por el reciente Ejecutivo, la del pin parental, Serrano defendió su utilidad, recordando que lleva muchos años implantado en EEUU, pues son los padres los que deben orientar le educación de sus hijos, siendo el gobierno de turno quien respete la voluntad de la sociedad, porque de ser al revés estaríamos en un estado comunista totalitario que se apropia de la escuela para formar ciudadanos calcados unos de otros, clones de un régimen estatalista y estatalizado, una regresión o involución a una dictadura, nunca mejor dicho, con todas las de la ley.

El autor, José R. Barrios, en referencia a su obra, señaló que la deriva bolivariana del actual e inestable Ejecutivo no le hace temer que su libro pueda ser retirado de las librerías, porque ello espolearía su venta, hecho que es de suponer controlará a la perfección el feminismo sectario del nuevo Ministerio podemita de Desigualdad.

En una sala abarrotada de público de todas las edades, ahora entrando de lleno en esta obra que comentamos, José R. Barrios, aclaró a los oyentes que esta tiene dos partes: Una primera parte describe lo que viene ocurriendo en este país desde tiempos de Felipe González hasta llegar a nuestros días, poniendo al desnudo cómo y quiénes montaron la Industria de Género y cuáles han sido sus dos tóxicos logros: la Ley Integral contra la Violencia de Género 1/2004 y el reciente Pacto de Estado (2017). Una segunda parte, al objeto de dar salida a un conjunto de políticas ineficaces y causantes de un creciente descosido del tejido social, propone un amplio catálogo de alternativas con las que reconducir este despropósito y así poner rumbo a una democracia en la que por fin podamos tengamos una efectiva División de Poderes y leyes justas.

Entre estas alternativas están el necesario reajuste jurisprudencial, derogando la LIVG 1/2004 y volviendo a un Código Penal neutral; a la par, otro feminismo es posible, porque en la España de nuestros días no existe el feminismo como tal, sino su opuesto, un matriarcado vengativo y rencoroso, fuera de sus cabales, un nuevo fanatismo promovido y subvencionado por una familia o estirpe de políticos lesivos al bienestar social y en campaña electoral los 365 días del año, vendiendo a las mujeres las bondades del odio al hombre y a los hijos del hombre; otro tanto es reconocer a los abuelos como personas necesarias para el crecimiento y la salud emocional de los menores; políticas de familia; mediación desde la escuela; respetar la escuela Pública y no utilizarla como campo de adoctrinamiento; custodia compartida en caso de separación o divorcio; plan Nacional Antisuicidio; libertad de expresión; independencia de poderes; canalizar adecuadamente el dinero destinado a políticas de igualdad y auditarlo; ese nuevo padre, etc.

Además, la obra se completa con una bibliografía seleccionada y un ANEXO que recopila asociaciones, páginas webs y demás recursos de gran utilidad.

Desde el Correo de Madrid deseamos que esta obra sirva para dar a conocer y dejar al desnudo los verdaderos propósitos del feminismo radical español. Serán, pues, los lectores quienes darán el valor justo que merece este nuevo título editorial. Sea como sea deseamos mucha suerte a este, sin lugar a dudas, valiente y comprometido escritor.

El Correo de Madrid