Ángel Lago es funcionario jubilado. En esta ocasión nos habla como portavoz de la Hermandad de Defensores de Oviedo, una asociación que homenajea la heroica defensa de la ciudad en la Cruzada Nacional y que hoy sigue luchando contra el denigrante cambio de nombre de muchas calles, siendo una referencia de la gente de orden en la capital ovetense.

 

¿Cómo nace la HERMANDAD DE DEFENSORES DE OVIEDO?

Es una asociación abierta a todas aquellas personas que se identifiquen y quieran perpetuar los ideales por los que combatieron los Defensores de la ciudad durante el cerco y asedio (1936-37), escribiendo una de las páginas más gloriosas de la Historia de España.

 

¿Cómo se produjo ese heroico acontecimiento?

La ciudad cercada y asediada durante 15 meses, fue defendida heroicamente por una guarnición de poco más de 3.000 hombres (muchos de ellos voluntarios civiles) enfrentada a un ejército sitiador de más de 35.000 milicianos frentepopulistas. Durante estos meses, además del permanente ataque de la artillería roja, la ciudad sufrió bombardeos constantes, llegando a estar la aviación enemiga durante 15 horas seguidas arrojando bombas. Los objetivos de estos ataques aéreos fueron en muchos casos la población civil, como ocurrió el 23 de febrero de 1937 cuando se bombardeó el Hospital Provincial repleto de heridos, ancianos, mujeres y niños, causando una verdadera masacre.

 

Los Defensores de Oviedo no capitularon, pues no se rinde nunca un pueblo que por saber morir sabe vencer, ganando para la ciudad que amaban entrañablemente, la Cruz Laureada de San Fernando y los títulos de INVICTA Y HEROICA, que con sumo orgullo figuran en su escudo.

 

El Alzamiento Nacional no fue contra la República, sino contra la anarquía imperante en España, y así lo dejaba claro el Coronel Aranda (Gobernador Militar de Asturias) en la Declaración del Estado de Guerra, que textualmente decía: “En vista de la dejación de la autoridad ante los enemigos de la República y de España para apoderarse de los resortes del mando, he resuelto asumir el de esta provincia”,agregando: “Espero del patriotismo y sensatez del pueblo asturiano, que con su conducta leal, sensata y obediente, evitará el empleo de las rigurosas medidas que anteceden y que dicto para la seguridad de las personas honradas y la salvación de la República”.

 

¿Con qué objetivo llaman a alistarse en sus filas?

La Hermandad de Defensores de Oviedo te anima a integrarte en sus filas, con el objetivo de perpetuar una GESTA heroica, gloriosa e inmortal, sin rencores ni resentimientos, pero sin claudicaciones, manteniendo viva la verdadera Historia de nuestra Muy Noble, Muy Leal, Benemérita, Invicta, Heroica y Buena Ciudad de Oviedo.

 

La HDO lleva varias décadas de existencia en nuestra ciudad, anterior a 1954.

 

¿Cuál es su principal ideario?

Su ideario y finalidad es mantener los lazos de unión entre los Defensores originarios y sus socios (no hace falta haber sido Defensor para ser socio), la memoria de la Gesta de Oviedo y los valores que le son propios. Y por supuesto el compromiso irrenunciable con España, Patria común e indivisible de todos los españoles.

 

Recordemos que la Gesta de Oviedo tuvo un componente ideológico del que no vamos a renegar nunca, pero que tuvo además un componente de supervivencia física de los ovetenses, que tenían muy presente la barbarie marxista de la cruenta revolución social-comunista de octubre de 1934 que destruyó la ciudad.

 

En sólo tres años, Oviedo sufrió el cerco social-comunista y fue liberada hasta en tres ocasiones: octubre del 34 y las dos de la Cruzada (la liberación del asedio a la ciudad el 17 de octubre de 1936 y la definitiva apertura del corredor nacional del norte hasta tierras gallegas en octubre de 1937).

 

Estas tres Liberaciones son una gesta única en España y en el mundo.

Así es y gracias a ello, Oviedo ganó la Cruz Laureada de San Fernando para su escudo y desde entonces luce orgulloso el título de HEROICA E INVICTA.

¿Cuál es su principal labor en la actualidad?

Después de más de 60 años, hoy la HDO sigue más viva que nunca. Más de 270 socios, saneada, con una Junta Directiva renovada que ha ordenado administrativa, contable, económica y jurídicamente la Hermandad, asegurando su viabilidad para el futuro.

 

Hace ya dos años, inició una batalla contra la decisión del tripartito municipal (socialistas, comunistas y podemitas), cual nuevo frente popular, de cambiar los nombres de varias calles de Oviedo.

 

Y esta batalla se hizo con la ley y los reglamentos en la mano, ante lo que era una actuación de hecho ilegal por parte de la Corporación, sin justificación alguna en la ley de memoria histórica. Fueron varias las ciudades y asociaciones que se dirigieron a la HDO para asesoramiento. De Oviedo salieron recursos y demandas contra ayuntamientos como Madrid, Alicante, Santander, Logroño y otras ciudades en defensa de la verdadera Historia, muy diferente a la que tratan de reescribir.

 

El Juzgado estimó la demanda de la HDO, anulando el acuerdo municipal de cambiar los nombres de las calles y condena en costas al Ayuntamiento. Y volvió a aceptar las tesis de la HDO en un auto que ordenaba al Ayuntamiento de Oviedo la ejecución de la sentencia, debiendo reponer las calles antiguas acatando la sentencia sin más. El mismo Ayuntamiento está siendo investigado por la Fiscalía asturiana a instancias de la HDO por presunta prevaricación. La HDO continúa la lucha en defensa de la legalidad y de la Historia de Oviedo y de España que no precisa de calificativo alguno que la tergiverse o manipule.

 

Si Oviedo no se rindió entonces, tampoco se rendirá ahora. La sangre de nuestros muertos no merece ni el olvido, ni la traición.

 

Javier Navascués Pérez