Garcia Vara era un sindicalista de la UGT que ante la gresca de socialistas y comunistas dentro de la UGT, se pasa a las CONS y forma allí la rama de panadería. 

Su carisma hace que le sigan 400 ugetistas y al salir de una de las reuniones en la Cuesta de Santo Domingo un 2 de Abril de 1935 (Un año antes de empezar la guerra, señores de la LMH) y al despedirse de sus compañeros, en la Calle Arrieta un coche en marcha, le pegan 4 tiros en la cabeza. Los asesinos, evidentemente no fueron detenidos, como casi siempre en aquella época.

Después de esto Carmena hace unos años intentó quitarle la placa. La quitó y la justicia le obligó a  reponerla, pues no hay que ser muy inteligente, lo que no es la comisión municipal de memoria histórica, que el falangista Jose García Vara, nada tiene que ver con el franquismo.

«España, que no es un territorio ni una fantasía hija de calenturientas imaginaciones, sino que es una realidad intangible y suprema; que es el esfuerzo de nuestros hermanos, las hazañas gloriosas de nuestros padres y la sangre fecunda de nuestros abuelos, amenaza hoy morir, cobarde mente abandonada. Y somos nosotros, los nacionalsindicalistas, los llamados a correr en su auxilio, en su apoyo, en ayudarla a levantarse. ¡Bendita sea la Falange, si ella nos lleva a morir por España!»

"En memoria de José García Vara",
José Antonio, Arriba, núm. 4, 11 de abril de 1935