En octubre de 1635 un ejército francés de 15000 hombres al mando del Barón de Crequi invadió la Lombardia española y puso asedio a la villa de Valenza del Po.

El español marqués de los Balbases, que mandaba a los 1300 soldados españoles e italianos que formaba la guarnición de la plaza, respondió con valentía, que no entregaría la villa ni en 24 años y que viniesen a tomarla “y se verá si las espadas francesas cortan más que las españolas e italianas”. Los franceses asaltaron las fortificaciones exteriores de la ciudad, pero fracasaron totalmente. Murieron 1000 franceses.

A principios de noviembre de 1635 el famoso general español (Y excelente historiador de las Guerras de Flandes), Don Carlos Coloma, socorrió Valenza del Po con un ejército de 9000 hombres.

Para evitarlo, el ejército francés se lanzó sobre las tropas de Coloma, pero los soldados españoles e italianos resistieron bravamente, haciendo retroceder a los franceses y asaltando luego sus trincheras. Murieron 2000 franceses y sólo 400 españoles e italianos. Valenza quedó liberada y la invasión francesa fracasada.

En Madrid se celebró la victoria con un solemne Te Deum al que asistió la Familia Real.

Algunos meses antes, en junio, un ejército hispano alemán asaltó por sorpresa los cuarteles enemigos en Bormio, reconquistando así el estratégico valle alpino de la Valtellina, entre Italia y Suiza y matando a 1500 franceses y grisones protestantes (cerca del famoso Mortirolo, montaña mítica del Giro de Italia)