10 de abril de 1934, pasada la media mañana," José Antonio" está muy enfadado, acaba de celebrar en la Cárcel Modelo de Madrid ,en una Sala habilitada de Urgencias por la Audiencia Provincial , el Juicio contra el anarquista llamado Garcia Guerra, que días antes había asesinado al falangista Jesús Hernández.

El camarada caído era casi un niño ( 15 años) y toda la prensa y la "opinion política" había criticado duramente a la Falange y a José Antonio por utilizar "en sus filas a niños como pistoleros"

José Antonio está muy enfadado , pues a pesar de haber asumido como abogado la acusación particular contra el asesino de Jesús Hernández, y haber presentado en el juicio suficientes pruebas demostrando la culpabilidad, el Fiscal ha retirado la acusación y los Magistrados de la Sala han dictado sentencia absolviendo al anarquista, ante el júbilo de muchos miembros de las Juventudes Libertarias que habían asistido al juicio.

José Antonio está doblemente enfadado, porque incluso en el juicio también estaba procesado un camarada de Falange que acompañaba al caído cuando fue asesinado por la espalda , le ha defendido Manuel Sarrión ,otro falangista y compañero del despacho de José Antonio consiguiendo su absolución.

Acabado el juicio, José Antonio para liberar la tensión, decide conducir personalmente su coche, a pesar de qué iba en el mismo su chófer José Gómez y le acompañan el secretario de su despacho y también falangista "Andrés de la Cuerda" , "Manolo Sarrión" y" Emilio Rodriguez Tarduchy" también abogado pasante de su despacho ( el hijo del Coronel del mismo nombre que le había ayudado en la fundación de Falange)

Montan todos en el vehículo propiedad de José Antonio, y enfilan por la calle Blasco Ibáñez ( hoy calle de la Princesa ) pasan La Plaza de La Moncloa y se dirigen hacia la Plaza de España, le sigue otro coche en el que se encuentran camaradas de Falange que también habían asistido al juicio.

A los pocos metros y entre las calles de Benito Gutiérrez y Altamirano, un grupo de anarquistas que estaba esperando la salida de José Antonio del juicio , le tiran una bomba que hace explosión, reventando el parabrisas del vehículo que conducía José Antonio.

Todos los camaradas se bajan del vehículo y comandados por José Antonio, pistola en mano, inician la persecución de los agresores, los cuales disparan varias veces contra la parte trasera del coche.

Los anarquistas se dispersan por varias bocacalles en dirección al Paseo de Rosales, siendo perseguidos por José Antonio y sus camaradas junto a un policía ,que al oír las detonaciones, se une a la persecución.

A pesar de que el propio José Antonio, incluso cruza la calle Ferraz en veloz carrera, los perseguidores no logran alcanzar a los anarquistas ,por lo que vuelven a los vehículos.

El enfado de José Antonio es monumental, y después de dejar a sus camaradas se dirige a su despacho profesional para seguir con su trabajo diario. José Antonio acaba de sufrir personalmente el acoso y las agresiones que, desde la fundación de su Falange, sus camaradas sufren casi diariamente.

Días después, preguntado José Antonio por el atentado respondió:

" Gajes del oficio de falangista, ya me acertaran de lleno alguna vez"

No hay descripción de la foto disponible.
No hay descripción de la foto disponible.
( Fotos inéditas del momento y lugar dónde se produjo el atentado y del coche particular de José Antonio, de mi archivo particular )