Los profanadores seriales: cobardes vindictas contra la paz de los muertos

Las profanaciones a los restos mortales del matrimonio Perón como parangón a los similares intentos en ciernes para con los restos del Generalísimo y del “ausente”.

 

Decía Napoleón Bonaparte que «Vengarse de un muerto es un acto de cobardía. Desenterrar a un muerto que hizo historia, es histerismo e impotencia. Y de hacerlo, el desenterrador, si es valiente, debe estar presente en el acto y mirar y sostener la mirada de las cuencas vacías de la calavera».

Inverecundamente, el gobierno español neo-marxista, gramsciano y masónico pro Albión de Pedro Sánchez y su séquito de alcahuetes ávidos de sobresueldos que detentan el poder en nuestra desmembrada Madre Patria, prohijó la cobarde y sórdida empresa de profanar tumbas ufanándose internacionalmente de tan dantesca propuesta política en el marco de la (por ellos denominada) “ley de memoria histórica”.

Sánchez, con estentórea jarana, anunció la venia del Tribunal Supremo español a la profanación de los restos del ex Jefe de Estado español Generalísimo Francisco Franco Bahamonde, tragedia y parodia al cuadro de odio representado por Pietro Pajetta en 1896.

No contento con el necrófilo panorama al que los izquierdorepublicanos ibéricos nos tienen acostumbrados históricamente, Sánchez también anunció futuras penas y persecución para todos aquellos que se aparten de la dictadura del pensamiento único y hagan revisionismo genuino sobre el pasado.

Los apologistas de las exhumaciones y traslados de los restos de Francisco Franco y de José Antonio Primo de Rivera, uno fuera de la Basílica donde actualmente reposa y el otro en tentativas de moverlo de lugar a “un sitio menos privilegiado” (respectivamente), repiten hasta el paroxismo estar imbuidos por un “espíritu democrático”, osando hacerle creer a cualquier desprevenido (léase, infeliz ingenuo y crédulo), que la garantía de seguridad de los cuerpos estaría garantizada.

Parodia de una tragedia que ya hemos vivido en Argentina (y que demuestran a las claras que jamás los restos de Francisco Franco estarán cabalmente seguros en el cementerio de Mingorrubio). Veamos algunas experiencias en Argentina:

  • Conocido es que tras el golpe de estado de 1955 contra el gobierno del Teniente General Juan Domingo Perón, el siniestro personaje llamado Próspero Fernández Alvariño alias “Capitán Gandhi”, cercenó la cabeza del cadáver de Juan Duarte (hermano de Eva Perón), y la exhibió por meses como trofeo en su escritorio, donde sometió a vejaciones a distintos peronistas indagados, entre ellos a actrices como Tita Merello o Funny Navarro, según ellas mismas lo narraran. Si bien tal circunstancia fue negada cuantiosas veces por el sector pro golpista, comparto la fotografía de ello a la que accedí oportunamente:
  • También, tras el golpe de 1955, el cadáver momificado de Eva Perón fue secuestrado de la CGT (Confederación General de los Trabajadores), por un perturbado Teniente Coronel llamado Carlos Moori Koenig, jefe del Servicio de Inteligencia del Ejército, quien paseó clandestinamente el cadáver por todo Buenos Aires, para luego depositarlo en el altillo de la casa de su segundo, el mayor Arandía, quien en una noche de locura tras la presencia del cadáver en su propio hogar y, en un confuso episodio, asesinó a su propia esposa que por entonces estaba embarazada. Nuevamente en manos de Moori Koenig, este sometió a los restos a episodios de abyecta necrofilia. El Gobierno Argentino ulteriormente, en complicidad injustificable con algunos sectores de la Iglesia Católica, expatrió el cadáver hacia Milán donde estuvo desaparecido y escondido por 16 años bajo una lápida con un nombre falso. El cuerpo de Eva Perón fue devuelto luego de casi una década y media, con rastros de haber sido ultrajado sexualmente, uno de sus pechos cortados, zona nasal quebrada, pómulos cortados, falanges fracturadas e incendiadas, y con quemaduras en piernas, vientre, y espalda.
  • El colmo de las profanaciones se dio hacia junio de 1987: hacia 1976 tras un nuevo fatídico golpe de estado contra la Señora María Estela de Perón, el cadáver de su esposo, el ex Presidente Juan Domingo Perón fue exhumado de la Capilla de la Quinta de Olivos donde reposaba para ser trasladado manu militari al panteón familiar sito en el Cementerio de la Chacarita. Allí, en 1987, un grupo comando de tareas ingresó clandestinamente y destruyendo el blindex de una tonelada que cubría el féretro del General Perón, accedieron al mismo y cercenaron ambas manos del cadáver, en un truculento episodio que aun continúa impune y en la que murieron un sinnúmero de personas asesinadas entre ellas el juez que investigaba la causa. La profanación, tuvo connotaciones de un complot político – esotérico y conllevó decenas de homicidios para que el hecho macabro jamás se esclarezca. (Ver foto del cadáver profanado infra).

 

  • Al poco tiempo del cercenamiento de las manos del cadáver de fuera el Teniente General Juan Domingo Perón, tres veces Presidente de la Nación Argentina, un grupo de tareas ingresó al domicilio de su viuda, la Ex Presidente María Estela de Perón en Puerta de Hierro, España, y dejaron un mensaje mafioso esotérico donde dañaron imágenes religiosas y santorales.

 

La última profanación del cadáver de Perón, se dio en 2007 cuando por orden judicial una inescrupulosa jueza ordenó la exhumación del cuerpo del General para la extracción de ADN, en razón de la aparición de una amondongada y mofletuda mitómana quien decía ser hija del ex Presidente de la Nación sin prueba o indicio fehaciente alguno, lo que motivó la destrucción de clavícula y fémur de los despojos restantes. Una infamia propendida desde el propio Poder Judicial argentino, con la subrepticia e inconfesable acción de agentes de la antipatria.

El parangón español – la dictadura de Sánchez

Los precitados casos de profanación en Argentina y de otros casos testigos en el mundo como un “resurreccionismo” político demuestra un modus operandi de sectores de las antipatrias en las naciones soberanas del mundo en pro de la Albión, sea por derecha o por izquierda, como elementos dialécticos de un mismo sistema de poder sojuzgante a nivel mundial, al que vernáculamente el Justicialismo ha denominado como “sinarquía”.

El desgobierno de Sánchez y de la inane de Carmen Calvo, pondera discursivamente el tan mentado discurso democrático, siendo en rigor de verdad un modelo cabal de la peor de las dictaduras: la del pensamiento único y de lo políticamente correcto.

Sánchez, pretende hacerle creer a “magoya”, que con el traslado de los restos del GeneralísImo la seguridad del cadáver estará garantizada, situación falsa atento a que tal promesa no pudo ser asegurada ni siquiera en la Basílica del Valle de los Caídos, puesto que el año pasado la tumba del ex jefe de estado español fue profanada por un indocto pendenciero rojo.

Por su parte, mal puede ser baluarte del civismo y la democracia, un burócrata de overol y levita que desdeña la libertad de la familia de un difunto, ataca abiertamente a la religión católica, y procede en deyección de los monjes benedictinos que honrosamente custodian la basílica.

El colmo de este “resurreccionismo político”, entendido como aquella práctica de desenterrar cadáveres en vendetta política o ideológica, se da cuando dantescamente el Jefe de gobierno español en vez de velar por el progreso de su pueblo e intentar superar con obras y realizaciones palpables a la inmensa obra social, económica y política del gobierno de Francisco Franco Bahamonde, osa sin embargo distraer a la población con palabrerías, galimatías y sofismas, además de dirigir un dantesco y falso discurso proselitista en Naciones Unidas, fundado nuevamente en la existencia de un cadáver, a quien involuntariamente está resucitando políticamente en la reivindicación de los buenos españoles colateralmente.

 

 Mal pueden estar asegurados los despojos mortales de Franco en Mingorrubio, cuando no existen las condiciones de seguridad para ello, máxime el nefasto e impune antecedente vivido en Argentina en 1987 ut supra descripto, y amén que a pocos metros de la eventual nueva tumba se pintaron amenazas de profanación abiertamente.

El discurso proselitista del dictador del pensamiento único y de lo políticamente correcto español, falta a la verdad cuando no menciona que el Generalísimo está sepultado en la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos por disposición de Juan Carlos I, amén que comete un lapsus cuando al inicio del discurso habla de una dictadura “de los últimos cuarenta años” e intempestivamente, corrige sus decires a la cabriola.

Así también refiere que el Tribunal Supremo español dio venia a la exhumación de los restos de Franco del “mausoleo público” donde viene reposando con honores por años, faltando a la verdad puesto que el Valle de los Caídos no es un mausoleo público, sino una Basílica construida en aras de la unidad nacional y la reconciliación y en donde los honores fueron dispensados por Juan Carlos I como monarca y por el pueblo español y sus Fuerzas Armadas acorde a la calidad castrense y de jefe de estado del difunto.

Así mismo, ulteriormente Sánchez en la ONU dijo acabar con un período oscuro de España, y con el reposo “inmoral” del cadáver de Franco en un lugar de culto. Lo cierto, es que lo único oscuro son las prácticas oscurantistas de profanación de cadáveres, la reivindicación permanente a un sanguinario pasado de la que su ideología es plenamente responsable, amén de reavivar una herida ya cerrada en la transición española en pos de intereses proselitistas e inconfesables de división civil siempre en beneficio de imperialismos foráneos para el sojuzgamiento y la humillación de España, que otrora fuera un gran y ejemplar imperio y que ulteriormente fuera socavado por las fuerzas de la usura y de la Albión que hoy ocupa parte de su territorio aviesamente en el Peñón de Gibraltar.

 

Amnesia histórica y el plan anglosajón de humillación a España.

La “memoria histórica” propendida por la izquierda española, tiene amnesia en lo atinente a los 75.000 asesinatos sin juicio previo cometidos por los milicianos del Frente Popular y las torturas de las checas con sus campos de concentración dirigidos por el PSOE. Así también tiene amnesia respecto de las muertes por hambrunas a lo largo de Europa por el marxismo, y de los genocidios leninistas y stalinistas, ideologías sustentadas por sujetos que hoy son momias exhibidas al público y que a ni el más representativo de los dementes se les ha dado por profanarlos en Rusia a pesar de cursar su gobierno actual un discurso cabalmente antagónico.

En 1711 se publicó en Inglaterra el famoso documento intitulado “un plan para humillar a España”. El otrora imperio de las Españas fue diezmado en factorías bajo el lema pro británico del “divide et impera”. Los deméritos y vicios de la monarquía borbónica que conllevaron a su ruina entre los S. XIX y XX fueron sorteados por el gobierno franquista y la transición. La falsa partidocracia que domina e impera en las democracias del mundo, a lo cual España no escapa desgraciadamente, es instrumento de la usura mundial que agobia a las naciones y a los pueblos.

El binomio Sánchez-Calvo no es más que instrumento por izquierda de ese poder usurario mundial de dialéctica, que a la fine busca socavar los cimientos de las nacionalidades con saña al elemento religioso de la cristiandad. De ahí que la famosa “resignificación del Valle de los Caídos” signifique la destrucción de la cruz más grande del mundo como símbolo de la consolidación final del plan para humillar al reino de marras.

Algunas reflexiones finales.

Hacia 1974 en Argentina el gobierno peronista del matrimonio Perón ideó la construcción de un monumento nacional sinonimia de la pacificación y la unidad nacional, denominado como “Altar de la Patria”. En el frontispicio, según el proyecto, debía rezar una leyenda que dijese: “hermanados en la gloria vigilamos los destinos de la Patria. Que nadie utilice nuestro pasado para desunir a los argentinos”. Estaba ideada allí la inhumación futura de próceres de ideologías antagónicas en aras de la unidad nacional y del cese de luchas intestinas históricas que solo beneficiaron a poderes imperiales foráneos y a intereses transnacionales supracapitalistas. El espíritu del proyecto era el Valle de los Caídos. Lamentablemente el golpe de estado no sólo derogó el proyecto, sino que ello aparejó la ulterior profanación del cadáver de Juan Domingo Perón en el cementerio donde reposaba en un barrio meridional de la Capital Federal argentina.

España, por el bien de su porvenir, no puede permitir que los seguidores de Lenin y Stalin haciendo gala de la incultura cabal osen dar lecciones de moralidad cívica. La dictadura del pensamiento único se consolidará aun más si pasiblemente nuestra Madre Patria asiste al grotesco acto de las exhumaciones de Franco y José Antonio.

En 1935, fueron profanadas las tumbas de los capitanes republicanos Galán y García Hernández y, ante la sospecha de que la autoría de tal felonía pudo ser de militantes falangistas, José Antonio Primo de Rivera habló de “repulsión hacia los cobardes autores de semejante acto”, y sentenció que “quien demostrara aquiescencia ante tan macabra villanía no tendría asegurada ni por un instante su permanencia en la Falange, porque en sus filas se conoce muy bien el decoro de morir por una idea.”

Los valores morales del poeta, distan mucho a la imputación de “inmoralidad” con que Sánchez imputó hacia el falangismo.

El jacobinismo, los carbonarios y la masonería anglófila, iniciaron desde 1789 la carrera de vindictas mortuorias. Los republicanos bien sabemos que exhumaron cientos de cadáveres de religiosos con fines burlescos y que atentan contra la dignidad humana a pesar de ahora presentarse como los paladines de os derechos humanos, del civismo y la democracias.

La dictadura del pensamiento único implica la guerra ininterrumpida de noticias falsas e inverosímiles del periodismo cipayo, con la excusa de la libertad de expresión que de ninguna manera es expresión de la libertad… la guerra se consolida con la acción académica en colegios y universidades, donde falsean la historia, donde se la reescribe, amén del la “desinformatzia” web en redes sociales e “influencers”. Decía Cervantes en su “Don Quijote”: “A escribir de otra suerte —dijo don Quijote—, no fuera escribir verdades, sino mentiras, y los historiadores que de mentiras se valen habían de ser quemados como los que hacen moneda falsa”. Y en Argentina, Juan Bautista Alberdi, el “renegado” y póstumo sentenciaba: “Entre el pasado y el presente hay una filiación tan estrecha, que juzgar el pasado no es otra cosa que ocuparse del presente. Si así no fuere, la historia no tendría interés ni objeto. Falsificad el sentido de la historia y pervertís por el hecho toda la política. La falsa historia es origen de la falsa política.”

Los españoles deben estar a la altura de la circunstancia ante un hecho que no representa un mero traslado de los restos y ante la reescritura falsa de la historia.

Queda el aliciente, de saber que a lo largo de la misma, desde Tutankamon, hasta los profanadores de tumbas como las de Perón (la mitómana Marta Holgado) y Eva Perón, todos los ejecutores murieron trágicamente. Inclusive, casualmente cabe recordar al ex Presidente Venezonalo Hugo Chávez, quien manipuló el cuerpo de Simón Bolívar para luego instalarlo en una tumba masónica a pesar que el considerado prócer americano renegara de la filiación de tales logias antes de su muerte. Seguramente el destino común de los profanadores son meras casualidades históricas por lo que tales esperanzas resultan endebles ante la encrucijada histórica que atraviesa España, que no es más que la de definir, como en 1939, cuál será su destino.

Frente al “divide et impera” colonialista de los invasores del Peñón de Gibraltar, desde la lejanía transoceánica que nos separa con la Madre Patria, sólo nos queda el anhelo de bueno hijos de poder ver algún día a la España Una, Grande y Libre que algún día se atrevió a ser, y con la utopía en donde falangistas, franquistas y carlistas, todos buenos españoles quienes, amén de las eventuales diferencias ideológicas que los separan, puedan aunar alguna vez esfuerzos comunes enlazados por la Tradición y los la honrosa historia que todos reivindican, en pos de vencer la dictadura del pensamiento único que progresivamente todo lo va sojuzgando. Así sea.-

 

Por el Dr. Diego Ceferino Mazzieri,

Santa María de los Buenos Aires, Argentina.

 

5 de octubre del año de Nuestro Señor J.C. MMXIX.