Me gustaría defender con este modesto texto la figura del general Miguel Primo de Rivera y Orbaneja (1870-1930), un hombre que ya en vida después de su caída, fue olvidado y maltratado injustamente en este nuestro país, cuando es uno de los de los mejores gobernantes que ha tenido España. El propio Franco tuvo como uno de sus modelos su Dictadura.
 
Para empezar, el general da un Golpe de Estado el 13 de septiembre de 1923 en Cataluña (Barcelona) siendo como era capitán general allí, para acabar con el caótico estado de cosas en España. Otros dicen que también para proteger al rey Alfonso XIII y al ejército de las investigaciones sobre el desastre de Annual. Aún así, nadie en España movió un dedo para defender el régimen liberal, por algo seria.

Siete años dura su dictadura de 1923 a 1930 que se divide en dos períodos, el llamado Directorio militar que abarca de 1923 a 1925 y luego el llamado Directorio civil que va desde 1925 hasta 1930.

Los éxitos de la Dictadura son innegables. Entre otros logros, en el interior se construyen más de 5000 km de carreteras, 1000 km de vías férreas . También, por fin, una política hidráulica con sus saltos de agua y embalses. Acaba con el llamado pistolerismo y con el caciquismo. Ilegaliza el anarquismo y el comunismo. En 1927 España consigue un superávit de 12 millones de pesetas, gracias a las excelentes  políticas económicas llevadas a cabo por su ministro el señor José Calvo Sotelo (1893-1936) desde el Ministerio de Hacienda, que también entre otras cosas nacionaliza el petróleo con CAMPSA. Creo que también se crea ''Telefónica'' durante la Dictadura. Y, en el exterior, acaba con la sangría que estaba suponiendo para España la guerra de Marruecos (guerra del Rif).

Tampoco debemos olvidar que en 1929, se organizó tanto la exposición iberoamericana en Sevilla, como la exposición universal en Barcelona.

Pero estaban los que poco a poco y de forma soterrada atacaban la labor de la Dictadura de Primo de Rivera. Ahí están las palabras que el mismo dice de quienes y porqué están en contra de el, es decir, los enemigos de la Dictadura. Son palabras extraídas de la notable biografía de Ana de Sagrera, titulada ''Miguel Primo de Rivera: el hombre, el soldado y el político''.
Entierro de Miguel Primo de Rivera
 
''Las clases aristocráticas, porque entienden algo mermados en los propósitos de la Dictadura los privilegios que les otorgan determinados puestos en el Senado, se resisten a aceptarlos y se distancian de la Dictadura y de su futuro programa. Y los conservadores, olvidando o desconociendo que como partido político murieron y que como clase social están en la Unión Patriótica, se niegan a sumarse a la Dictadura y a sus planes, porque se han aferrado al artilugio de la Constitución del 76. Y los que más afinidades mantienen con la Iglesia, porque a pesar de las palabras y de los hechos constantes de la Dictadura en relación y acatamiento a ella, no llega tal vez al punto máximo que incluyen en sus idearios, tampoco asisten a la Dictadura ni aplauden sus propósitos. Y la Banca y las industrias, que han doblado sus caudales, porque pagan, no más, pero sí más estrictamente, los tributos que les corresponden; y la clase patronal, porque la Dictadura se interesa para que al obrero no falten leyes de previsión ni de justicia social; y los funcionarios, porque aunque gran número han logrado mejor retribución y todos más prestigio y disminuciones de descuentos, pero se les exige más puntualidad y trabajo...''

No nos olvidemos tampoco de la falta de apoyo que recibió al final de su Dictadura del propio Alfonso XIII. Por eso me parece que llegó a decir Miguel Primo de Rivera, eso de ''a mi no me borbonea nadie'' y creo que de ahí también después la actitud de su hijo José Antonio ante el rey.

En resumen. Dos de los períodos más fructíferos de la historia de España, los regímenes de Primo de Rivera y de Franco, se han conseguido, por suerte o por desgracia, con dos Dictaduras o bien simplemente con regímenes autoritarios. En fin, en el fondo, las Dictaduras, utilizadas en situaciones excepcionales, no tienen porqué ser necesariamente malas si vienen realmente a resolver situaciones absurdas y salvar obstáculos innecesarios que no dejan al país funcionar adecuadamente y prosperar.