A finales del siglo XVII, en 1697 el capitán navarro Don Martín de Ursúa y Arizmendi llevó a cabo la conquista de Itzá, el último reducto de la civilización maya que durante casi 2 siglos había resistido todos los intentos de conquista española.

Se trataba de una región de 70.000 kms cuadrados de superficie, situada entre las Capitanías Generales de Guatemala y Yucatán y desde el golfo de Honduras hasta la Alcaldía Mayor de Chiapas. Es una zona donde actualmente confluyen territorios pertenecientes a México, Guatemala y Belice, situada en torno a la laguna de Petén Itzá. Este territorio estaba habitado por indígenas lacandones, choles y manches. Pero los más importantes eran los itzaes, de etnia maya.

Diversas expediciones militares y religiosas españolas de evangelización y conquista  habían fracasado en esta zona durante el siglo XVI y el XVII ante la combatividad de estos indígenas. Hasta que finalmente en 1697 lo consiguió Don Martín de Ursúa.

 

Hubo en esta conquista difíciles batallas contra los indios, pero también se puso de manifiesto el talento político de Don Martín de Ursúa y la entrega generosa de muchos frailes españoles que acabaron siendo factores decisivos.

 

Poco se sabría de esta apasionante historia de no haber sido por Juan de Villagutierre, un funcionario del Consejo de Indias, que nunca estuvo en América pero que manejó una enorme cantidad de documentos y en 1700 publicó un extraordinario libro de casi 600 páginas; la " Historia de la Conquista de Itzá" que explica toda esta historia con una minuciosidad y un sentido crítico admirable.

La obra es además una gran fuente de conocimiento de la región desde el punto de vista etnográfico y antropólogico. Estuvo durante siglos casi inédita hasta que se reeditó en 1985, dentro de la excelente colección Crónicas de América, de Historia 16, de cara a la conmemoración del V Centenario del Descubrimiento de América (aunque existía una edición en inglés publicada en Estados Unidos en la década de los 70).

En definitiva, la historia de una muy interesante y poco conocida obra de colonización, culminada además en una época, finales del siglo XVII, durante el reinado de Carlos II, que se suele considerar como de decadencia del Imperio Español, pero en la que, como vemos, el Imperio aún se expandía.