Uno de los tópicos de la época es que la ciencia es o bien puramente atea o bien no se ocupa de cuestiones que vayan más allá de lo medible. Para los que conocen el panorama científico mundial, especialmente en los países en los que se avanza el conocimiento, esto no es así. Hay científicos de vanguardia que infieren conclusiones para otras esferas del saber humano y que son dignos de dar a conocer.

 

El Correo de Madrid trae hoy una entrevista, realizada con ayuda de nuestro colaborador Eduardo Arroyo, con el Dr. Michael G. Strauss (Texas, 1958), un físico de partículas, profesor de la Universidad de Oklahoma, en los Estados Unidos, que trabaja en el detector ATLAS, uno de los dos detectores del LHC (Large Hadron Collider) del CERN en Ginebra, Suiza, lugar de referencia para la física mundial. Michael G. Strauss, entrevistado aquí por primera vez en español, se define, además de cómo “científico”, como “cristiano”. Según él, la naturaleza es una de las maneras en las que Dios, el Dios bíblico, se ha revelado.

 

La idea no es nueva: ya la anunció el Concilio Vaticano I hace más de un siglo. Pero es necesario que los hombres de hoy sepan de qué estamos hablando cuando hablamos de “ciencia” en pleno 2019 y que sepan también que no hay nada contradictorio en hacer ciencia y reflexionar sobre ella, en el contexto de un conocimiento trascendente como pretenden las religiones. En el caso de Michael G. Strauss, la religión cristiana se ve sostenida por las aportaciones más recientes de la física.

 

Para los que lean inglés, el entrevistado ha publicado recientemente una obra de enorme interés sobre esta cuestión, “The Creator Revealed: A Physicist Examines the Big Bang and the Bible” (El creador revelado: un físico examina el Big-Bang y la Biblia) y ha sido co-editor de “The Dictionary of Christianity and Science” (Diccionario de cristianismo y ciencia), entre otros.

 

Esperamos que esta entrevista sea de interés para nuestros lectores y, desde aquí agradecemos al Dr. Strauss por su amable colaboración.

 

Michael, ¿podrías dar al público español una idea de tu especialización y tu investigación en física?

Soy profesor en la Universidad de Oklahoma en Norman, Oklahoma, EEUU. Como profesor, imparto enseñanza, tutorizo a graduados y a los que aún no lo son, y realizo investigación científica. Mi investigación se centra en la física experimental de partículas (también llamada física de altas energías), donde estudio las partículas más fundamentales y las fuerzas que constituyen el universo. Actualmente, investigo en el Laboratorio Internacional el CERN en Ginebra, Suiza. En el CERN haces de protones son acelerados hasta velocidades próximas a la velocidad de la luz y viajan a través de un túnel que tiene 27 kilómetros de circunferencia. Los protones viajan en direcciones opuestas y chocan  en cuatro puntos diferentes a lo largo del anillo. Los restos de la colisión revelan la estructura del universo. He pasado mucho tiempo de mi vida profesional estudiando la estructura de los “quarks” y de los gluones que forman el protón, dentro de un campo que se denomina Cromodinámica Cuántica (Quantum Chromodynamics o QCD). Recientemente, he estado estudiando algunas propiedades del bosón de Higgs, una partícula descubierta en 2012 que completó nuestra idea actual de las fuerzas y partículas fundamentales del universo.

 

Además de tu actividad investigadora, se te conoce en los EEUU por promover la idea de que hay una armonía intrínseca entre la ciencia y el Dios bíblico. ¿Puedes explicar éste punto?

No soy solo profesor y científico sino también cristiano. Creo que Dios creó el universo que estudio en mis investigaciones, el cual también se muestra en la Biblia y a través de la persona de Jesús de Nazaret. Este Dios habla con un mensaje consistente a través de su creación, a través de su palabra y a través de la encarnación. En consecuencia, a medida que estudio el universo aprendo cosas sobre Dios, cosas que están de acuerdo con lo que dice la Biblia.

 

¿Como llegó a interesarte el asunto fundamental suscitado en el debate entre ciencia y religión o, dicho de otro modo, como llegaste a la conclusión de que la existencia de, digamos, un Dios sobrenatural puede inferirse a partir de la física?

Crecí en una familia cristiana. Mi padre era pastor en una iglesia de Alabama y más tarde en California. De niño siempre me interesó la ciencia y la tecnología. Estudié física y teología en la facultad y finalmente me doctoré en física experimental de partículas por la Universidad de California en Los Ángeles. Supe todo el tiempo que si Dios había creado el universo que yo estaba estudiando entonces debería de haber una coherencia natural entre lo que dice la naturaleza y lo que dice la Biblia. De modo que, cuando era un joven estudiante postdoctoral en la Universidad de Stanford comencé a investigar cómo podía ser esta coherencia. Pronto apareció claro que el origen del universo y el diseño manifiesto en el universo señalan a un creador trascendente, que era consistente con el Dios que se describía en la Biblia. He tenido la suerte de hablar sobre estas conclusiones en colegios, universidades e Iglesias de todo el mundo.

 

¿Crees que el Big-Bang es la idea central que subyace a éste acuerdo entre ciencia y religión?

Creo que es uno de los muchos descubrimientos científicos importantes que evidencian la existencia y las acciones del Dios de la Biblia. En su núcleo, el Big-Bang parece decirnos que este universo tuvo realmente un principio. Que el espacio, el tiempo, la material y la energía de éste universo fueron creados. Si todo en éste universo comenzó a existir, la causa de éste universo no puede ser parte de él. Ésta causa debe ser trascendente. Por tanto los descubrimientos científicos sobre el origen del universo han llevado a la conclusión de que éste universo debe haber tenido una causa trascendente, que es exactamente  lo que la Biblia afirmó hace más de 2000 años.

 

Como científico sabes bien que en ciencia las teorías pueden ser descartadas. ¿No crees que algún día el Big-Bang puede ser sustituido por otra teoría no tan consistente con la armonía que tú ves entre ciencia y religión?

Ciertas ideas están tan bien establecidas en la ciencia que no serán desechadas pero pueden acabar siendo aproximaciones mejor explicadas por teorías más fundamentales. Por ejemplo, sabemos que las leyes desarrolladas por Isaac Newton son solo aproximaciones de leyes e ideas más fundamentales, sin embargo todavía las usamos y las consideramos válidas para muchos cálculos. Las observaciones y cálculos teóricos que han llevado a la hipótesis de que el universo visible fue una vez extraordinariamente denso y caliente hace unos 14000 millones de años y que desde entonces se ha estado expandiendo y enfriando están tan bien establecidos que pueden ser revisados pero no desechados. Parece que algo como el origen de éste universo a través del Big-Bang es una idea que ha llegado para quedarse a pesar de futuros descubrimientos científicos. En el curso de mi carrera profesional, la evidencia del Big-Bang ha llegado a ser más y más convincente y  espero que la tendencia continúe.

 

¿Cuales son las principales objeciones de tus críticos en contra de tus ideas?

La principal objeción en contra de que nuestro universo tiene un origen es que actualmente no tenemos una teoría válida para tiempos inferiores a un trillonésimo de trillonésimo de trillonésimo de segundo después del Big-Bang. En ese intervalo, es posible que algún tipo de teoría de la gravitación cuántica describa el universo. Sin embargo, todavía no tenemos una teoría consistente para la  gravitación cuántica. En consecuencia, los críticos argumentan que realmente no sabemos lo que pasó al principio del universo o bien que no sabemos como llegó a existir. Los críticos tiene razón en que no sabemos lo que pasó al principio. Sin embargo éste argumento se basa en la falta de conocimiento más que en lo que realmente sabemos. Todas las observaciones experimentales y cálculos teóricos señalan actualmente a que nuestro universo tuvo realmente un principio. Apelar a lo que no sabemos, antes que a lo que sabemos, para evitar la conclusión de que se parece a Dios, es algo como lo que yo denomino “ateísmo de los agujeros” (“atheism of the gaps”). Todo lo que observamos y podemos calcular apunta a que hay un comienzo real de nuestro universo que procede de una causa trascendente. La única manera de evitar esa conclusión es intentar apelar a leyes físicas desconocidas que de algún modo reviertan la conclusión.

 

¿Has notado en los EEUU hostilidad en contra tuya o de otros por desafiar las ideas hegemónicas de naturalismo científico?

Cualquier persona que diga que hay un Dios verdadero que se ha dado a conocer a través de la naturaleza y de la Biblia tendrá críticos. La idea del “naturalismo filosófico” dice que solo podemos estar seguros de las ideas que sean comprobadas científicamente. Por supuesto, ésta idea misma es una afirmación filosófica que no puede comprobarse científicamente. Nuestra experiencia indica que hay muchas cosas que sabemos que son verdad y que no pueden comprobarse científicamente. Sé que mi mujer me ama pero la idea no puede comprobarse científicamente.

 

Todos aquellos que conocen el panorama cultural estadounidense saben que hay otros frentes abiertos contra el materialismo en la ciencia: los partidarios del “diseño inteligente” –cuyo número crece de día en día- y los que creen que la mente es algo más que la actividad del cerebro: estoy pensando en Mario Beauregard y su obra seminal “The spiritual brain”. En física, me refiero a “The anthropic cosmological principle”, de J. D. Barrow y F. J. Tippler y también a “The privileged planet” de Guillermo González . La mayoría de estos autores son casi completamente desconocidos en España. ¿Qué crees que tiene en común tus ideas con este movimiento cultural? ¿En qué manera contribuyes tú a lo que han dicho otros autores?

 

Creo que algunas de estas ideas tienen un tema común que es que hay algo más que una realidad material en el universo y que hay una realidad no-material que deja evidencia material de su existencia. Por ejemplo, si la mente consciente es más que la simple suma de toda la acción de las neuronas cerebrales, esto indica que existe algo más que el materialismo en el universo. Los defensores del diseño inteligente afirman que ciertos aspectos de los sistemas biológicos demuestran que existe un diseño, incluida las maquinas moleculares, y esto de algún modo apunta a una diseñador. El diseñador no tendría que ser necesariamente no-material pero en última instancia un verdadero diseñador procedería de algún tipo de mente. Creo que todos los libros que mencionas tienen un valor en esta discusión. Mis opiniones tienen una incidencia en muchas de estas ideas en cuanto a que yo pienso que el universo muestra aspectos de diseño que indican que hay un verdadero diseñador y otras características que indican que hay algo más que un simple universo materialista.

En tu opinión, ¿cuál es tu libro más importante? ¿Por qué?

Recientemente he publicado el libro “The Creator Revealed: A Physicist Examines the Big Bang and the Bible”. Este libro describe cómo el Big-Bang y el diseño en el universo aportan evidencia del Dios bíblico y cómo la historia de la creación en la Biblia coincide bien con lo que la ciencia ha descubierto sobre el origen y desarrollo del universo. Hay muchos libros buenos que cubren algunos de los temas que trata mi libro pero el mío se diferencia de otros en que está escrito en un lenguaje no técnico y fácil de comprender. Está escrito para la persona interesada en el asunto de cómo los descubrimientos científicos y el registro bíblico aportan un cuadro consistente y señalan a Dios, pero no quieren leer un libro altamente técnico. Tengo la capacidad de tomar cuestiones complejas y explicarlas en un lenguaje simple y entretenido y eso es lo que he intentado hacer en este libro.

 

¿Quienes son los críticos más inteligentes de tus ideas y cual es la objeción fundamental que se ha realizado al Big-Bang?

Hay una variedad de científicos “inteligentes” que podrían criticar mis ideas pero muchos de ellos no tienen un conocimiento razonable de filosofía y teología de modo que sus críticas son más bien poco sofisticadas y débiles. Tales críticos incluyen a Richard Dawkins y a Lawrence Krauss. Un crítico ateo más reflexivo podría ser Sean Carroll que al menos admite que la hipótesis de Dios es consistente con la evidencia aunque él no la tenga en alta consideración. Como dije antes, la mejor (y quizás la única) crítica es que no sabemos con seguridad cómo empezó el universo y no sabemos totalmente qué tamaño tiene o incluso si hay otros universos así que quizás todo lo que vemos que parece que señala a Dios es solo un efecto seleccionado. Es decir, algunos críticos argumentan que estamos en un universo que parece diseñado y creado pero no lo está. Todas las críticas señalan a lo que no sabemos acerca del universo con la esperanza de que aunque no lo sabemos ahora podríamos descubrir algo que evitara todas estas observaciones que tenemos ahora y que hacen aparentar que el universo ha sido diseñado y creado.

 

En España, algunos proponentes del llamado “materialismo filosófico” han afirmado que el Big-Bang es solo una idea “metafísica” que de ninguna manera puede excluir una fundamentación puramente naturalista de la realidad. ¿Crees que puede haber razones para afirmar esto?

Este es el mismo y fundamental argumento que he explicado antes. En tu pregunta, “el Big-Bang” se refiere al momento desconocido en el principio del universo. Los proponentes de este “materialismo filosófico” quieren proponer que alguna causa material desconocida llevó al universo a existir y que por alguna razón desconocida éste posee todas las características finamente reguladas necesarias para la vida. Un supuesto de esta manera de pensar es la idea de que si el científico puede describir una ley de la física que explique algunos fenómenos naturales entonces no hay necesidad de Dios. Pero el Dios descrito más habitualmente en la Biblia actúa a través de leyes naturales que Él ha creado y no a través de Milagros sobrenaturales. De esto modo incluso una ley que parezca diseñada y que sea necesaria para nuestra existencia evidencia al Dios bíblico, pues tales leyes necesitan aún un diseñador inteligente y poderoso. La Biblia afirma que Dios diseñó y creo este universo. No dice cómo lo hizo. Alguna explicación “natural” para el principio del universo que, en sí y para sí, aparece como finamente ajustado no eliminaría la necesidad de Dios si no que proporcionaría el método posible del que Dios se ha valido para lograr sus propósitos. Posiblemente no hay una evidencia sencilla que muestre la existencia de una esfera no-material. Pero la evidencia del origen y del diseño del universo, de la mente, de la información contenida en el AND, del código moral humano, del anhelo espiritual de los humanos y de otras muchos ámbitos esferas, aportan un fundamento combinado de la existencia de algo más que naturalismo.

 

Como posiblemente sabrás, España es, por tradición, un país católico. ¿Crees que tus ideas son adecuadas para alguna rama específica del cristianismo o más bien son válidas para la idea de un Creador, una idea común a muchas religiones?

Algunas de las evidencias de Dios que yo veo en la naturaleza tan solo señalan a algún tipo de ser divino. Pero las observaciones de la naturaleza también descartan algunas ideas religiosas. Dado que el universo comenzó a existir, debe rechazarse el panteísmo. Dado que parece haber un universo con un principio y probablemente con un fin, las ideas orientales de una muerte cíclica y el consiguiente renacimiento no parecen válidas. El origen del universo implica un verdadero Dios trascendente. La personalidad humana y el código moral implican un creador personal y moral. El diseño en el universo implica un ser inteligente y creativo. El lugar y singularidad de un planeta como la Tierra implica que los humanos tienen un propósito en el universo. Todas estas implicaciones e inferencias que proceden de mi estudio de la naturaleza concuerdan bien con la idea Cristiana de un Dios trascendente, inteligente, moral, personal y monoteísta pero no concuerdan con muchas otras ideas religiosas y espirituales. Estas características de Dios concuerdan con la comprensión protestante y católica del texto bíblico.

 

Muchas gracias, Michael, por tus interesantes respuestas y por tu buena disposición para divulgar entre los lectores en español.