Tras el fracaso de la revolución de Asturias (1934), el PSOE (Partido Socialista Obrero Español) intensificó su proceso de radicalización y de violencia extrema, profundizando aún más en sus vínculos con el PCE (Partido Comunista de España), un Partido entonces satélite de Stalin y de toda su maquinaria de asalto al poder mundial por la vía de la revolución y del exterminio.

 

En este plano de la problemática que da título a este artículo es importante comprender la participación de representantes españoles en la VII Internacional Comunista (Congreso de Kominterm, que tuvo lugar en Agosto de 1935 en Moscú) y en este sentido es importante analizar un documento gráfico consistente en la intervención de los precitados representantes españoles en una de las sesiones plenarias de ese Kominterm, donde se manifiestan abiertamente por la revolución, el socialismo, la organización de las masas para el asalto al poder, el exterminio de la burguesía y el fin de las libertades en definitiva, entre otras lindezas, además de enviar Vivas a Largo Caballero (dirigente socialista español de la época entonces encarcelado por su participación en la Revolución de Asturias) y demás “víctimas del fascismo”.

 

El mencionado video viene titulado como “1935 Discurso de los delegados de PSOE en el VII Congreso de Komintern, Moscu, agosto de 1935” pues así consta identificado en los archivos estatales rusos de materiales audiovisuales, según explica en el canal youtube donde se ha alojado. En todo caso, convendría identificar a los españoles que así se expresaron en dicha Internacional Comunista, que tuvo lugar exactamente un año antes del comienzo de la Guerra Civil en España (Julio de 1936), Guerra donde se produjeron las circunstancias que allí en Moscú se planificaron: un Frente Popular unido entre socialistas y comunistas, el asalto al poder mediante un pucherazo en las elecciones de Febrero de 1936, un clima de máxima violencia, el fin de las libertades en España, y la provocación de una cruel Guerra Civil en la que el PSOE de Pedro Sánchez tuvo una responsabilidad fundamental.

Y de entre las expresiones vertidas de los representantes españoles en la Internacional Comunista se pueden destacar las siguientes: Os saludamos a vosotros que Lucháis por el SOCIALISMO en el Mundo. El deseo de que en el Congreso se encontrara la fórmula para la creación de un frente único para crear un solo partido obrero y de una única Internacional. La bandera roja del SOCIALISMO, acabando para simple con la división de clases, aplastando a la burguesía.

 

Que en un día no muy lejano, podamos flamear al viento en el mundo entero, la bandera roja que simboliza la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas. Saludar con un Viva a los hombres víctimas del Fascismo en el Mundo, al Camarada Telman, al Camarada Rakosky, al Camarada Gramsci y al Camarada Caballero (por Largo Caballero)…, y con Viva a la URSS, Viva la unión de todos los proletarios, Viva la REVOLUCIÓN mundial. Hay que organizar y preparar a las masas para el asalto al poder, la burguesía en ruina busca su salida en la guerra de rapiña…”.

Psoe-guerra-civil

Es evidente que a los ojos de la actual Ley de la Memoria Histórica, el PSOE tiene una grave responsabilidad en la provocación de la Guerra Civil en España, y algunos de sus dirigentes, como por ejemplo Largo Caballero, entrarían de lleno en el artículo 15 de dicha Ley, por exaltación del Alzamiento, de la Guerra y de la Represión habida durante el conflicto, y tendrían que ser eliminadas en España sus estatuas, calles, plazas y demás relevancias públicas. El Señor Pedro Sánchez puede seguir hurgando en las heridas, echando sal a las mismas y regando de subvenciones a los manipuladores de la historia, pero la Verdad no se puede eliminar, porque siempre, tarde o temprano, rebrota con una fuerza aún mayor. Pues como decía Unamuno, LA VERDAD ANTES QUE LA PAZ.

Guillermo Rocafort

Historiador