Amanecía una mañana soleada en Alicante propia de la primavera, José Antonio había estado toda la noche dando vueltas a un posible "plan de escape".

Su hermano Miguel le pregunta por qué está tan pensativo y entonces "José Antonio" le explica sus intenciones.

Le recuerda que el próximo 26 de julio, está citado en Madrid en la Sala Segunda del Tribunal Supremo para asistir a la Vista de un Recurso de Casación en la que tiene que intervenir como abogado, y es la oportunidad más propicia para intentar escapar de la cárcel.

El plan consiste en ordenar a sus camaradas de confianza de Madrid ,que consigan la llave de la puerta de salida del Palacio de Justicia que da a la calle General Castaños.

En la mañana del juicio, sus camaradas y pasantes de su despacho, Rafael Garcerán y Andrés de la Cuerda junto con Manolo Sarrión, todos ellos abogados, deberán esperarle escondidos en los lavabos anexos a la Sala de Togas.

Allí deberán estar provistos de un mono de obrero, una boina, unas gafas negras, una pistola y un maletín de herramientas, junto con la llave que abre la última puerta que conduce a la calle, donde le estará esperando su hermano Fernando en un automóvil.

José Antonio sabe que cuando sea conducido a Madrid ,le recibirán en el Palacio de Justicia una Delegación de la Comisión del Colegio de Abogados y antes de que se inicie el juicio deberá esperar en la Sala de Togas.

A Miguel le convence este plan de escape, pues antes ya habían desechado otro que consistía en un asalto armado a la Cárcel de Alicante.

A los pocos días ,  José Antonio recibe una visita de su pasante y camarada Rafael Garcerán, al que da instrucciones oportunas para que vayan preparando en Madrid todo lo planeado, le encarga que contacte con el camarada Joaquín Canalda, gerente de los talleres REMSA, para que consiga una llave de la puerta de salida del Palacio de Justicia.

Los camaradas en Madrid se ponen manos a la obra, pero Canalda no sabe cómo hacer el molde de la llave y se lo encarga a su cuñado y también camarada Félix Contreras que era maestro cerrajero.

Después de tres intentos, al final consiguen el molde y la llave de la puerta del Palacio de Justicia con la calle General Castaños.

35330715_1142888495850829_5623610360956190720_n

35426814_1142888409184171_4729525356795527168_n

35476202_1142888439184168_3647526926320402432_n

El plan de fuga era viable, José Antonio llegaría al Palacio de Justicia, allí estarían escondidos en el lavabo de la sala de togas Garcerán y Sarrión, le entregarían el disfraz y por una puerta de acceso de la Sala de Togas irían al Salón de Lecturas ,al final podría salir a la calle por la puerta de la calle General Castaños y allí recobraría su libertad.

Pero desgraciadamente la suerte no acompaña a este intento de escapada, ya que los acontecimientos se precipitaron en toda España, pues el 18 de julio se produce el " Alzamiento " lo que impide que se celebre el juicio el día 26 en el Tribunal Supremo.

La suerte estaba echada, José Antonio no pudo salir nunca de Alicante.

( fotos inéditas de la puerta de la calle General Castaños ,de la cerradura del salón de lecturas y de la puerta de la sala de togas todas ellas del archivo particular de Juan Manuel Cepeda)