Muchas de las unidades de Requetés que combatieron en la Cruzada Nacional son escasamente conocidas por el gran público, excepto para las personas especialmente aficionadas a la historia militar. Y sin embargo detrás de su denominación orgánica hay también muchos meses de cansancio, esfuerzo, penalidades y sobretodo, de sangre derramada en defensa de Dios y de España.

 

Una de estas unidades, poco conocida, pero que cumplió con su deber, con tesón y dedicación, fue el Tercio de Nuestra Señora de Valvanera (dentro de la costumbre carlista de designar las unidades con el nombre de entrañables advocaciones marianas), perteneciente a la 54 división del Ejército Nacional.

 

Se organiza en las primeras semanas de la guerra con voluntarios carlistas riojanos y es enviado a finales de agosto de 1936 a cerrar la carretera de Madrid a Zaragoza. Participa en una serie de operaciones en la provincia de Guadalajara, que tienen como objetivo la conquista de Sigüenza. El Tercio asalta los montes Mirón y San Cristobal en combate al arma blanca, precedidos de bombardeos aereos y artilleros.

 

A finales de septiembre el Tercio de Valvanera asalta la propia ciudad de Sigüenza. En primer lugar toma la estación de tren tras un combate muy duro. Entonces las fuerzas republicanas se atrincheran en 2 puntos, la fábrica de alfombras y la catedral, donde se refugian cientos de soldados rojos con abundantes armas y explosivos. Después de durísimos combates se toma la fábrica al arma blanca haciendo 80 prisioneros. La catedral es objeto de 4 asaltos mientras fracasan 2 salidas republicanas. Ambos bandos sufren fuertes bajas. Finalmente los soldados rojos se rinden al Tercio riojano que hace 700 prisioneros. La toma de Sigüenza fue un gran éxito para el Tercio.

 

La unidad permanece en la zona hasta marzo de 1937 momento en que toma parte en la ofensiva de Guadalajara, como parte de la columna del Teniente Coronel Sotelo. En el sector de Jadraque el Tercio ocupa Miralbueno y Miralrío, operaciones en las que los republicanos dejan 300 muertos. La detención del ejército italiano en el flanco izquierdo frena a la columna. Se le cita como distinguido en la Orden de la Brigada y de la División. Durante el verano los voluntarios riojanos frenan varios contrataques en el sector de Jócar.

 

En noviembre de 1937 el Tercio es trasladado a Aragón. Hasta ese momento ha perdido en combate al 50 % de sus efectivos por lo cual es reorganizado añadiéndole 2 compañías del Tercio soriano de Numancia y del navarro de Doña María de las Nieves.

 

A partir del 24 de marzo de 1938 el Tercio toma parte en la ofensiva contra el frente republicano de Aragón. Se distingue especialmente en la toma del pueblo de Torralba de Aragón. El Historial de la División le menciona poniéndole como ejemplo de valor.

 

A partir de agosto de 1938 el Tercio actua en la zona de Mequinenza Fayón dentro de la 82 División. En Gilabert causa 31 muertos al enemigo y hace 17 prisioneros. El 10 de agosto es llevado a la cabeza de puente de Serós. Se le ordena atacarla. Se trata de una bolsa de 700 metros de frente por 300 de profundidad, donde el ejército Rojo resiste con dureza por contar con fuerte apoyo artillero. En 3 días de durísimos combates, el Tercio resiste violentos ataques enemigos a los que causa 225 muertos y captura 80 prisioneros. Las bajas propias son 116.

 

En estos combates muere el Comandante Don Santiago Alonso Sáenz, que mandaba la unidad desde los días de Sigüenza. Se le otorga la Medalla Militar Individual a título póstumo. Sus efectivos entonces son de 230 oficiales y 784 requetés.

 

Este es tan sólo un resumen de la actuación en campaña de este poco conocido, pero sin duda, también heroico Tercio de Nuestra Señora de Valvanera.

 

 

Fuentes

 

“Las Milicias Nacionales Vol 1” de Rafael Casas de la Vega

“Requetés” de Julio Arostegui