El cementerio de Montcada i Reixac y sin ninguna señal que lo indique hay unas 700 personas muertas, no identificadas, ejecutadas entre julio de 1936 y abril de 1937.

Asesinadas por Franco claro. No, fueron asesinadas cerca de 1.300 personas por ser consideradas afines al alzamiento militar contra la República, muertas en su gran mayoría por patrullas de la CNT-FAI. Es la fosa más grande de la violencia de la retaguardia republicana en Cataluña. Las autoridades franquistas exhumaron cerca de 1.200 cadáveres en Moncada. Por estos, 700 no fueron identificados.

En el cementerio de Montcada no hay ningún elemento informativo ni señalización que indique que hay una fosa de la Guerra Civil. En un muro hay una losa de piedra dañada y desgastada, de 1943, donde apenas se puede leer un tributo a 23 vecinos de Batea (Terra Alta) transportados y "vilmente asesinados el 27 de octubre de 1936 en este cementerio "

La ley de 2009 de localización e identificación de las personas desaparecidas durante la Guerra Civil y la dictadura obliga a preservar la memoria de las víctimas de los dos bandos: "El Gobierno de la Generalidad debe impulsar un protocolo de actuación para dignificar las fosas comunes en los cementerios municipales y destinar los recursos necesarios para llevar a cabo este protocolo, en su caso, con la colaboración de los ayuntamientos respectivos ". El Ayuntamiento de Montcada confirma que no ha habido ningún proyecto para poner ninguna placa informativa o conmemorativa. Ramos explica que el único intento de establecer un monumento fue por parte de la Falange, al inicio de la posguerra, pero no se materializó. Ramos estima que los actos propagandísticos del franquismo en el cementerio dejaron de celebrarse unos diez años después de la guerra.

La Dirección General de Memoria Democrática informa que este 2,019 no está prevista ninguna intervención en la fosa del cementerio de Montcada. 

Los ejecutados en Moncada eran principalmente religiosos y hombres de la Liga, el partido del catalanismo moderado de Francesc Cambó, pero también empresarios, propietarios agrícolas, abogados, farmacéuticos, o tenderos. 

La mayoría de los fusilados en Montcada no fueron identificados y volvieron a ser inhumados. Es el caso de los restos de una mujer, la descripción de la cual aparece transcrita en la obra de Villarroya y Solé y Sabaté: "Estuche de cuero marrón nuevo y sin lentes; dos pañuelos blancos muy usados ​​sin iniciales; una goma de borrar lápiz; un estuche para guardar agujas de coser de pasta amarilla y morada; unas tijeras pequeñas; un dedal de coser, unas cintas de diferentes clases; dos imperdibles; otro dedal muy oxidado por la parte interior; un lápiz de madera; todo esto mencionado se encontraba en el cadáver de una mujer de unos 35 a 40 años que llevaba un traje oscuro estampado "...es decir, toda una FASCISTA.