Arturo Pérez-Reverte ha roto su silencio con respecto a Cataluña este domingo en su columna de la revista «XL Semanal». La idea del escritor era «Mantenerme lejos de toda esa basura». Sin embargo, «acaban de tocarme el asunto -continúa el también académico-. Lo ha hecho Oriol Junqueras, protomártir del Procés, que ha mencionado a Sócrates, Séneca y Cicerón para decir que, como ellos, él tuvo la oportunidad de huir y no lo hizoafrontando con coraje su destino».

«Dejando aparte a Séneca y un error histórico sobre Cicerón –que sí huyó, pero lo pillaron y le dieron matarile– me molesta mucho, incluso me ofende, que Junqueras haya puesto sus manos, sucias o limpias, sobre Sócrates», reconoce el autor de «Sabotaje».

Pérez-Reverte explica después la profundidad moral del procesode Sócrates y su acatamiento de la sentencia y después asevera: «Sócrates bebió la cicuta precisamente por obedecer las leyes. Para demostrar que, cuando la ley es justa y democrática, en toda circunstancia está por encima del individuo; e incluso, y ahí está el detalle importante, por encima de la voluntad de cualquier masa vociferante de individuos que dice hablar o actuar en nombre del pueblo». «Murió precisamente por respetar las leyes, no por pasárselas por el forro de los huevos -concluye contundente-, como hicieron, y siguen haciendo, Oriol Junqueras y el resto de la peña».