Como no podía ser de otra manera en un decreto al que ha tenido acceso Efe, la fiscal jefe provincial de Madrid, María Pilar Rodríguez, subraya que el derecho a la libertad de expresión no ampara el discurso de odio y discriminación, pero en este caso no se aprecia "actuación alguna que de forma directa o indirecta promueva, favorezca o incite al odio" respecto a los colectivos protegidos por el Código Penal.

De ese modo, archiva las diligencias abiertas a raíz de la denuncia de la diputada Eva Solla, de Rubén Pérez y José María Tubio en representación de Izquierda Unida, presentada tras la publicación el 2 de abril de 2018 en la cuenta de Twitter de la Fundación Francisco Franco de un homenaje al 79 aniversario de la victoria franquista en la guerra civil.

Este era el tuit: