Me gustaría, empezar este escrito, citando una frase de Don Eduardo García Serrano, que dice así. "El odio, es la víspera de la venganza."

El generalísimo Francisco Franco Bahamonde fue un auténtico estratega militar ya que el ardid que tomaba en el campo de batalla, eran fruto de una mente legendaria, pero no solo en España, sino en África, concretamente en Marruecos donde en palabras de Millán Astray, fundador de la legión que en ese periodo bélico, quedó tullido y lisiado, se quedaba perplejo ya que a Franco, ni le rozaban las balas. El fundador de la legión, lo calificó de (baraka) que en morisco, significa suerte.

Franco, aglutinó no solo a falangistas y a requetés, sino que también a regionalistas, derechistas conservadores y

Franco, aglutinó; no solo a falangistas, requetés, sino que también a regionalistas, derechistas conservadores y monarquicos que su prototipo no era la república que acataron. Franco, inclusive por imperativo legal.

Gracias a esa unidad se consiguió que España, no fuese un satélite de Moscú y que como se veía en la puerta de Alcalá, carteles de "Viva Rusia, muera España, tal afrenta debía de ser respondida de contundencia, ya que la propia república se hizo el araquíri en el 34, se auto hizo un golpe de estado, el contubernio marxista que no solo asesinaban a católicos, niños, sacerdotes y monjas, estas últimas violadas, antes de matarlas por  milicianos sudorosos y sarnosos, sino que entre ellos mismos se llamaban, véase el sádico soviético: Alexander Orlov que torturaba hasta la muerte a los disidentes del psoe de Indalecio Prieto y del pce de José Díaz.

Es falso, tildar de golpe de estado a la república ya que esta era una democracia, teñida de rojo, en la que muchos intelectuales como Ortega y Gasset, Marañón, Ramiro de Maeztu, renegaron de ella por el clima de crispación que azuzaba el frente popular.

En palabras de Manuel Azaña, aquel que dijo; " Prefiero una España, roja que rota, dijo que franco no combatió a la república, sino a la chusma que se había apoderado de ella.

La gloriosa cruzada nacional, fue una gesta bélica, que tiene hazañas gloriosas como el alcázar de Toledo en donde el hijo del general Moscardó, murió por España a manos de los milicianos.

Tras 4 años de guerra intensa, una vez culminada la guerra el 1 de abril de 1.939, el objetivo era solidificar los cimientos  de abajo a arriba para reconstruir la patria destrozada por el bando republicano.

Franco, no solo ganó la guerra, sino que trajo la paz consigo que duró 40 años hasta la vil democracia que tenemos hoy que es chequista que borra su pasado ya que no admiten la derrota y que España, quiere vivir en paz y tranquilidad a ser posible sin bandos, solo una España sólidamente unida y visceral.

Subvertir el orden establecido, siempre ha sido cosa de esa izquierda radical, sectaria y subversiva que lejos de levantar la patria, la destruyen, como dijo Dios nuestro señor, "por sus hechos, les conoceréis."

Nico Muñoz