A VUELTAS CON LA MEMORIA HISTÓRICA. NI EN RUSIA AMORDAZAN AL PUEBLO POR SU PASADO

El odio social comunista se convierte en único

Comunicado de Falangistas Ciezanos

Atendiendo a las noticias que nos llegan sobre la inminente legislación de la ampliación de la perversa Memoria histórica, ese engendro de ley inventada por el sectarismo rojo, Falangistas Ciezanos ha hecho un recorrido por Estados en los que su pasado ofrece un tiempo de crímenes, torturas, cárcel o deportaciones, como es el caso de la Rusia comunista, con Lenin y Stalin, o Kirov, o Trosky, etc. a la cabeza de la política asesina de aquella república soviética,, y vemos que allí, hoy ni siquiera hay una orden para denuncisr recuerdos y memorias de tan terribles personajes. Es más, todavía en aquel inmenso país, conservan monumentos y calles en su recuerdo. Más de 29 km. De calles llevan el nombre del genocida georgiano y casi site mil mantienen el de Lenin, autor de una de las deportaciones más tristes de la época comunista. O, por ejemplo, las momias y estatuas de ambos, persisten en muchas ciudades y pueblos de la Rusia actual, aun conociendo su historia de miedo y terror. Hechos que no obstante no provocan en los gobiernos democráticos de Moscú, ninguna legislación que trate de perseguir su memoria o su recuerdo, quizá porque el pueblo llano evita indeseables enfrentamientos. O simplemente, porque forma parte de la Historia real de Rusia, y eso no se toca.

Sin embargo en España, que de ninguna manera podría asimilarse a una dictadura soviética, los gobiernos de alma- si se puede decir así- marxistas, no paran de buscar y conculcar sentimientos y memoria, para aprobar leyes que de seguro y en contra de las hipócritas justificaciones de reparación, van encaminadas a ofender y perseguir a quienes de una manera u otra, vieron en el Régimen anterior, un proceso de superación de la injustica y ruptura que sufría nuestra patria. El aviso de una ampiacipón de la Ley zapaterista de Memoria Histórica se asoma a lo españoles con una carga de multas, cierres, ilegalizaciones y persecución a quiénes se atrevan a comentar siquiera cualquier aspecto positivo o neutro de un tiempo que merece al menos un poso de análisis, estudio o investigación objetiva e imparcial, como corresponde a todo suceso histórico. Las amenazas que el social comunismo del presidente Sánchez indica, nos alerta para que de modo absolutamente democrático y legal, nos posicionemos en un actitud de rebeldía en defensa de la verdad y la libertad que, como ciudadanos, tenemos todos y cada uno de los españoles. Se trata de un ataque feroz y desproporcionado a la Historia, con mayúscula de un nación de siglos.

Eduardo Lopez Pascual