Esta foto está en el antiguo seminario que ahora es una residencia/hotel gestionado por la propia Iglesia. 

Allí se encuentra esta foto espectacular en donde se encuentran todos los martirizados por el Frente Popular en la ciudad de Cuenca, durante la Guerra Civil española, desde el Obispo de Cuenca al último sacerdote.

La persecución religiosa fue una de las características entre quienes decían defender la “legalidad republicana” tras el levantamiento militar del 18 de julio. Desde el principio, el asesinato de religiosos y religiosas fue una constante, incluso antes de que la jerarquía publicase la Carta Colectiva de los obispos el 1 de julio de 1937. Es más, los precedentes habían sido claros desde las primeras matanzas en mayo de 1931 y durante la Revolución de Asturias en 1934.

WhatsApp_Image_2019-08-22_at_15.17.33