Vieja Guardia de la Falange madrileña, afiliado al SEU de Ciencias.

Interviene en distintos enfrentamientos con los frente- populistas al formar parte activa de la" Primera línea", es detenido en uno de los choques en la Universidad y participa en el traslado de la sede nacional ,de la" Cuesta de Santo Domingo" a la nueva y ultima sede de Falange de la calle "Nicasio gallego".

La Guerra Civil le sorprende en Madrid y al comienzo no puede escapar, y entra a formar parte de la Falange clandestina.

Posteriormente logra pasar a zona nacional y combatirá valientemente siendo herido 4 veces y quedando mutilado.

Totalmente recuperado de sus heridas vuelve a alistarse para luchar contra el comunismo y es uno de los primeros del "SEU" de Madrid que se alista en la gloriosa "División Azul".

Queda encuadrado como cabo en la segunda compañía del I batallón del regimiento 269 ( mandado por el Coronel Esparza, de infausto recuerdo)

Después de participar en los sangrientos combates de la "Cabeza de Puente", Muñoz Grandes ordena al Coronel Esparza que con su I Batallón ( al mando del comandante Luque ) proceda a relevar a la 18 División Alemana en la aldea de Possad, que se encontraba a casi 20 km del río Volchow.

El 9 de noviembre se produce el relevo y el día 11, de madrugada, los rusos atacan ferozmente, incluso con blindados, llegando a cercar Possad.

Ese mismo día las pérdidas son enormes y entre ellos cae "Cara al Sol" el camarada de la Falange madrileña" Carlos Sanz".

El 14 de noviembre gracias a un contraataque del 2º batallón del " Comandante Román", que protegía la retaguardia en el Monasterio de Otenski, se logra romper el cerco y pueden entrar refuerzos y provisiones en Possad.

Entre los refuerzos se encuentran otro nuevo contingente de falangistas, entre los que van Agustín Aznar y Dionisio Ridruejo , Ruiz-Vernacci y el Jefe del SEU, Sotomayor, muchos de ellos encontraron la muerte también en Possad.

La batalla de" Possad" junto con la de" Krasny Bor" están consideradas las dos batallas defensivas más sangrientas de la División Azul en Rusia.

En la aldea de Possad cayó lo mejor de la" Falange madrileña" aquellos camaradas del " SEU" a los que el Coronel Esparza, despectivamente llamaba "las señoritas de Madrid".

Solo el I batallón tuvo más de 600 bajas mortales quedando prácticamente aniquilado.

La nieve de Possad quedó roja de la sangre de la" Falange Madrileña" , vaya para ellos nuestro recuerdo.

26805173_1049060888566924_3757551283584794690_n

Foto inédita del camarada Carlos Sanz, del archivo particular de Juanma Cepeda