En esta España sin alma de principios de principios del siglo XXI, que olvida o reniega oficialmente de su historia, se llama criminales a los héroes de la Patria, a los jóvenes soldados y a los militares heroicos que la salvaron, a los guerreros cristianos que reconquistaron a España  contra el islam o a nuestros conquistadores que cambiaron el mundo. Renegamos de toda nuestra tradición histórica, religiosa y cultural y en cambio se nos presenta como  héroes y ejemplos a seguir para los jóvenes a cualquier actorcillo, cantante o “cantanta” de tres al cuarto.

 Por eso es más importante que nunca que el remanente de millones de personas que representamos la continuidad y la conexión con la historia de España, con el autentico ser de nuestra Patria, frente a este presente de infamia que confiamos ya no durará mucho, no olvidemos nuestra historia y a nuestros héroes.

En el siglo XX la gran aventura épica de la División Azul en Rusia, puso de nuevo de manifiesto el heroísmo del soldados español, cuando está bien mandado y lucha por los valores eternos de la Patria.  Entre octubre y diciembre de 1941 las fuerzas españolas tuvieron que afrontar durísimas batallas en el estratégico sector del río Voljov, en el frente de Leningrado (San Petersburgo). Fuerzas españolas de los Regimientos 269, 263 y 262, así como del Batallón de Zapadores 250 se enfrentaron a tropas soviéticas claramente superiores en número y medios en la cabeza de puente al otro lado del Voljov. Nombres rusos como Nikitlino, Sitno, Possad o Udarnik han quedado unidos para siempre a la memoria heroica de la Gloriosa División Azul.

Sin ánimo de hacer un relato sistemático de aquellos combates, a más de 30 grados bajo cero, vamos a repasar algunos hechos heroicos- pero que eran lo cotidiano- para nuestros soldados, luchando en la mayor guerra de la historia de la humanidad, en el frente más difícil de la misma, Rusia. Son datos aislados sacados de los Diarios de Operaciones de los Regimientos españoles, en este caso de uno de ellos, el 269.

II BATALLÓN DEL REGIMIENTO 269. 23 de octubre de 1941. A las 5 30 fuerzas enemigas ( 1 Regimiento aproximadamente) atacan nuestras líneas establecidas al Este de la carretera paralela al río y al sur del pueblo de SITNO, siendo vigorosamente rechazadas y haciéndosele más de 200 muertos. Se le cogen más de 170 prisioneros y gran cantidad de armamento.  El combate duró hora y media, llegando a la lucha con bayoneta y dándose casos de verdadero heroísmo  por parte de nuestros soldados. Bajas propias: 1 Capitán muerto y 12 entre suboficiales y Tropa. Heridos 77. Por la tarde el enemiga hostiliza con fuego de artilleria y morteros.

12 de noviembre de 1941. A las 8 fuerzas de la 7 Compañía avanzan en Servicio de exploración y enlace sobre el poblado situado  al Norte de TIGODA estableciendo contacto con el enemigo a las 8 30 al que se le inflige una completa derrota, haciéndosele 80 prisoneros y más de 40 muertos, capturándosele entre otro material 3 ametralladoras pesadas.

4 de diciembre de 1941. Violentísima concentración de artilleria sobre OTENSKIJ. A las 4 el enemigo, amparado en lo accodentado del terreno se ha aproximado a nuestras posiciones y se lanza al asalto siendo rechazado después de 2 horas y media. Se les obliga a retirarse precipitadamente y abandonando en nuestro poder más de 100 muertos y gran cantidad de armamento. Las bajas propias en el combate , incluídas las posiciones de POSSAD han sido de 60. Resulta herido el jefe del Batallón, negándose a ser evacuado.

15 de noviembre. Sector OTENSKIJ POSSAD .El enemiga intensifica su presión sobre Possad y tras violenta preparación de artillería, antitanques, morteros pesados y aviación se lanzan rápidamente al asalto en masas con fuerzas equivalentes a 3 batallones, entablándose enconada lucha , llegándose al cuerpo a cuerpo en diversas ocasiones y estrellándose sus ataques ante las bayonetas que defendían nuestras posiciones.

Por la tarde el enemigo inicia otra preparación con artilleria y aviación, incendiando nuestro polvorín, parte del cual es salvado de las llamas por el esfuerzo de nuestros soldados  que lo efectúan bajo el fuego de armas automáticas enemigas, y se lanzan nuevamente al asalto reforzados esta vez por 2 batallones más, que por todos los medios tratan de arrollar nuestra resistencia. En estos críticos momentos recibimos el auxilio de la 6 y la 11 Compañías .En audaz contraataque nuestras fuerzas se lanzan sobre los rusos escribiendo verdaderas páginas de heroísmo. Se lucha cuerpo a cuerpo empleando el machete- bayoneta y esgrimiéndose las granadas de mano a modo de mazo  con tales bríos que el enemiga, desmoralizado, se retira dejando sobre el campo centenares de muertos.

Son solo unos cuantos ejemplos del coraje habitual de los sodados españoles de la División Azul, en Rusia. Muchos soldados españoles fueron condecorados por el Mando alemán y por el español por estos combates, como el Capitán Garzón (futuro general), el soldado Ricardo Pardo Gónzalez o el soldado Enrique Sotomayor ( este último a título póstumo) que recibieron la preciada Medalla Militar Individual española.

 No olvidemos a nuestros héroes.

FUENTE: “El espíritu de la División Azul: Possad”. José Viladot Fargas. Ediciones Barbarroja. Madrid.  2000