Los católicos -buenos y malos- celebramos en Navidad el nacimiento de Cristo, no la llegada de un puto alcohólico vestido de rojo. Hay que mantener la fidelidad a nuestras tradiciones y dejarse de estupideces importadas que nada tienen que ver con nosotros.

Del muro de Facebook de Rodrigo de la Quadra-Salcedo.