El historiador Rafael María Molina analiza con detalle las consecuencias que tuvo la Semana Trágica de Barcelona en la política española e internacional y como ese germen anarquista y revolucionario ha ido perviviendo con diferentes formas hasta nuestros días.