La gran burguesía industrial vasca de la primera mitad del siglo XX se mostró mucho más combativa contra el nacionalismo vasco que la catalana, que había adoptado el catalanismo político.  De hecho, en 1919 la burguesía vasca impulsó una candidatura única para hacer frente al avance del PNV que desde hacía un año dominaba la Diputación de Vizcaya y el ayuntamiento de Bilbao.

Entre finales del siglo XIX y principios del XX Vizcaya vivió un proceso acelerado de industrialización que hizo que a partir de 1900 la burguesía vasca superara a la catalana en cuanto a peso en la economía nacional. Grandes empresas siderúrgicas, navieras, mineras, químicas, eléctricas etc como Altos Hornos de Vizcaya, Sociedad Española de Construcciones Navales, Astilleros del Nervión, entre muchas otras o bancos como el de Bilbao y el Vizcaya dominaban la economía española.

En los últimos años del siglo XIX apareció el PNV, fundado por el fanático racista antiespañol Sabino Arana pero los grandes partidos “dinásticos” como el Conservador o el Liberal, apoyados por la burguesía industrial siguieron siendo las fuerzas dominantes en Vizcaya. Además el Carlismo seguía siendo mayoritario en Álava (y por supuesto en Navarra).También en esos años apareció el PSOE como un nuevo factor de la política vasca.

Pero en 1918, por primera vez el PNV ganó las elecciones en Vizcaya y Guipúzcoa y se adueñó del ayuntamiento de Bilbao y de la Diputación de Vizcaya (que controlaba el sustancioso Concierto Económico). Como ha explicado el historiador norteamericano Stanley G. Payne, el PNV se apoyaba en la pequeña burguesía , en los campesinos y en un sector del clero pero la gran burguesía vasca industrial y bancaria era ( con alguna excepción) españolista y antinacionalista pues sabían que necesitaban el mercado español y el apoyo de la política económica proteccionista ( o sea que se restringieran al máximo las importaciones extranjeras) del Gobierno.

El 15 de diciembre de 1918 tuvo lugar una caótica Asamblea de Municipios Vascos en Guernica en la Casa de Juntas de Vizcaya en la que el PNV intentó recabar apoyo para el proyecto de Estatuto Vasco que sus diputados iban a presentar en las Cortes. Pero los concejales dinásticos y nacionalistas casi llegaron a las manos y una manifestación de simpatizantes del PNV se enfrentó a la Guardia Civil y causó graves disturbios en Bilbao. Además en la localidad de Erandio obreros españolistas se enfrentaron a simpatizantes separatistas y hubo graves incidentes. El alcalde de Bilbao Mario Arana del PNV insultó a la Guardia Civil y fue destituido por orden del Gobierno.

Ante esta situación la burguesía industrial decidió patrocinar una candidatura única de conservadores, liberales, mauristas y algunos carlistas para derrotar al PNV y recuperar las instituciones. Se llamó Liga de Acción Monárquica y se presentó en un acto multitudinario en el monte Archanda, cerca de Bilbao el 7 de enero de 1919. En la lista estaban los nombres más famosos de la industria vasca como los Ybarra, Urquijo, Aresti, Zubiría, Lequerica (futuro ministro de Exteriores y embajador en Estados Unidos y ante la ONU con Franco) entre muchos otros. “Vizcaya ha sido es y será siempre España”, “El nombre Españoles es sagrado para nosotros”, dijeron los oradores, aclamados por la multitud.

La movilización, que se extendió a toda Vizcaya, tuvo éxito y en las elecciones a Cortes, municipales y a la Diputación de 1919, 1920 y 1923 la Liga de Acción Monárquica derrotó claramente al PNV y recuperó el ayuntamiento de Bilbao y la Diputación de Vizcaya. El Estatuto Vasco fue rechazado en las Cortes. La L.A.M formó grupo parlamentario conjunto en el Congreso de los Diputados con el partido unionista de la burguesía catalana, la Unión Monárquica Nacional de Alfonso Sala.

Más tarde la burguesía vasca apoyó a la Dictadura del General Primo de Rivera (igual que la catalana) pero el nacionalismo resurgió con fuerza durante la II república. Y en la Guerra Civil fue el carlismo, quien derrotó militarmente al nacionalismo vasco. La burguesía vasca apoyó al régimen del general Franco y vivió un último periodo de esplendor económico hasta finales de los años 50, favorecida por la política económica proteccionista del General.

Fuente: Política Nacional en Vizcaya. Entre la Restauración y la República. Javier Ybarra.1948. Instituto de Estudios Políticos.

Un siglo de la vida del Banco de Bilbao. 1857-1957. Bilbao. 1957.