Vicenta y María Chabas fueron las fundadoras de la Falange femenina en Valencia .

Su padre, Vicente Chabas un conocido y respetado abogado valenciano, fue muy amigo de Don Miguel Primo de Rivera, incluso le asesoro y defendió en asuntos personales de familia.Por eso conocieron a "José Antonio" incluso antes de su inicio en la política, cuando pasaban largas temporadas en Madrid.

Tenían las hermanas hondas raíces católicas, y con la llegada de la República y su persecución religiosa, se acercaron a los tradicionalistas.

Pero cuando José Antonio levanta la bandera de la "Revolución Nacional "de inmediato le siguen.Se ponen a las órdenes de Pilar , la hermana de José Antonio , y comienzan a fundar la Falange femenina en Valencia.

Su militancia se intensifica antes de las elecciones de febrero del 36 ,cuando se desplazan a Madrid para ayudar en las labores de propaganda.

Con el triunfo del Frente Popular en las elecciones ,Vicenta y María vuelven a Valencia dónde se vuelcan en la creación de secciones femeninas de la Falange en distintas localidades tales como las de Alboraya ,Alcudia ,Ayelo de Malferit, Bocairente ,Canals ,Fontanares Náquera y muchas más.

En Valencia capital, aglutinan a otras muchachas en la lucha de la Falange y allí están con ellas María Barberá, Carmen Peña ,Julia Matilla ,Rosa Montero, Teresa boluda ,Blanca Salinas, Paquita Berga, Luisa Alcañiz, Carmina Grau ,María Luisa Álvarez, Carmen lamot Lola Fernández ,Pilar Gallego, Lola Ramón ,Maruja Aznar y otras muchas más camaradas.

Inician su labor de captación de fondos lográndolos en su mayoría en los comercios valencianos.

Distribuyen el periódico" Arriba ", y confeccionan brazaletes con la bandera roja y negra.

Al ser trasladado José Antonio a la cárcel de Alicante ,de inmediato Vicenta y María, junto con el Jefe provincial de Falange de Valencia, Enrique Esteve ,se desplazan a visitarlo.

Cuando están esperando en la puerta de la cárcel para pasar, compran un décimo a un vendedor ambulante de lotería para regalárselo a José Antonio, para adquirir una emisora de radio para la Falange de Valencia si fuera premiado.

José Antonio, cuando le entregan el décimo ,sonriente les contesta :"No os preocupéis ,llegará un día en que la Falange posea todas las emisoras de España para hacer su propaganda".

Antes de acabar la visita le sacan una foto junto a su hermano Miguel, posiblemente la última que tenemos de José Antonio.

El Jefe les manifiesta que necesita que su padre don Vicente se haga cargo, como abogado, de la defensa de los muchachos de Falange que están siendo detenidos en Valencia.

También les felicita por haber puesto la bandera de Falange el 1 de mayo en lo más alto de un edificio de Valencia. Efectivamente ,camaradas de Falange, entre los cuales se encontraba Vicenta, habían colocado una gran bandera de Falange en la azotea del Ateneo Mercantil.

El levantamiento militar contra el Frente Popular republicano fracasa en Valencia, son detenidas las hermanas y su padre Vicente, aunque este al poco tiempo es puesto en libertad.

Despliega todas sus amistades y sus conocimientos como abogado, pero no logra que sus hijas salgan de la cárcel de mujeres donde estaban presas.

Vicenta y María son maltratadas y torturadas, los milicianos intentan que delaten a los camaradas de Falange, no lo consiguen, no dan ni un solo nombre, por eso en la madrugada del 6 de octubre son sacadas de la cárcel y asesinadas sin piedad de un tiro en la nuca en las inmediaciones de la Cruz de Paterna, dónde días antes también habían asesinado a Enrique Esteve.

El padre ,acompañado de un amigo el doctor París ,se presenta en el cementerio donde ya se encuentran cadáveres los cuerpos de sus hijas, allí el doctor puede ver que las dos hermanas presentaban heridas cuya trayectoria era muy parecida y que iban de la nuca a uno de los pómulos en María y en la base derecha del cráneo en Vicenta ,las heridas habían sido producidas por arma de fuego de pequeño calibre y a corta distancia, los proyectiles no produjeron desgarro ni explosión a la salida, dejando un orificio en forma de sedal en ambos lados.

El dolor acabo también con la vida del padre de las hermanas Chabas a los dos meses del asesinato de estás.

La represión roja no distinguía tampoco en las mujeres y por eso asesinaron vilmente a Vicenta y a María con 31 y 27 años respectivamente.

La Falange de Valencia seguía pagando su alto tributo de sangre.

No dejaremos que la muerte de las "hermanas Chabas' quede en el olvido.

51771_151206550111_72062177760012_n

( Fotos inéditas de Vicenta y María Chabas de mi archivo particular)