Hacía mucho calor en Sevilla aquella noche del día 8 de agosto de 1935.

Antonio Corpas, un joven y humilde obrero falangista que había abandonado su militancia comunista junto con "Juan Orellana" y otros compañeros para ingresar en Falange, acababa de dejar en casa a su novia cuando se encontró con un amigo llamado "Jerónimo Misa".

Este sin previo aviso le disparo cinco balazos, que acabaron con la vida de Corpas al día siguiente en el Hospital Central.

Jerónimo Misa ( alias Titi) era un antiguo militante de la CNT- FAI que se había pasado a la Union local de Sindicatos del Partido Comunista Sevillano donde conoció al camarada Corpas.

Poco antes de morir, "Corpas" pudo hablar con el Jefe territorial de la Falange Andaluza, Sancho Dávila ,al que logro identificar a su agresor.

Sancho Dávila, había regalado, el día antes del asesinato a Corpas unas alpargatas, ya que esté carecía de dinero.

Gracias a los datos proporcionados a" Sancho Dávila" , Jerónimo Misa fue condenado por la Audiencia Provincial de Sevilla a la pena de muerte, como autor de un delito de asesinato, aunque luego el Tribunal Supremo le rebajó su condena y posteriormente, después de las elecciones de febrero del 36, ante la victoria del Frente Popular ,fue amnistiado.

En la sentencia del juicio quedó probado que a Misa le habían pagado 20 pesetas para cometer el asesinato.

Misa combatió en el Ejército Rojo y al finalizar la guerra fue detenido y fusilado en las tapias del cementerio del Este de Madrid.

El mismo día de la muerte de Antonio Corpas, su cadáver fue enterrado ante la presencia de toda la Falange Sevillana, que le dedicó su último "Presente", a la vez que preparaban urgentemente su represalia.

Al mando de Juan Orellana (que como ya hemos dicho era un antiguo dirigente comunista, jefe de los sindicatos rojos ,que incluso fue cabeza electoral del Partido Comunista por Sevilla y que luego al conocer a "Narciso Perales" ingreso con otros excomunistas en la Falange) una escuadra de 4 falangistas montaron en un coche y se acercaron al local de los sindicatos comunistas, allí al grito de "Arriba España" ametrallaron a los que se encontraban en la puerta.

Cuatro comunistas muertos pagaron con sus vidas la sangre del camarada Antonio Corpas.

Juan Orellana fue asesinado, junto con Julio Ruiz de Alda, Fernando Primo de Rivera y otros camaradas, el 22 de agosto de 1936 ,en la Cárcel Modelo de Madrid por sus ex compañeros comunistas.

El propio "José Antonio" en el mitin del frontón Betis ,en diciembre de 1935, pidió públicamente el indulto del asesino de Corpas.

José Antonio conocía perfectamente el valor heroico de la milicia y el luchar y morir por unos ideales.

La Falange sevillana seguiría pagando su tributo de sangre y unos pocos meses después también caerían "Cara al Sol" los camaradas Eduardo Rivas y Jerónimo Pérez De la Rosa

 

( Fotos de Antonio Corpas y de su asesino Jerónimo Misa del archivo particular de Juan Manuel Cepeda)