Siempre es buena una lección de Historia que nos recuerde de dónde venimos, quienes somos en el presente porque somos el fruto de los nos precedieron.
Desde hace varias décadas en España se desconocen por completo efemérides como esta porque la gente prefiere estar más atenta al fútbol y al sexo (el nuevo pan y circo de los antiguos romanos) y a tantos programas y películas de la tele-basura que han idiotizado a la sociedad por completo impidiéndoles pensar más allá del sentimentalismo y la entrepierna.
Este es un un motivo fundamental  por el cual vivimos en una decadencia cultural impresionante: el desconocimiento y desprecio de nuestra Historia porque nos la han ocultado o pervertido para convencernos de que la Historia de España no es más que un cúmulo de despropósitos y por lo tanto deberíamos avergonzarnos de ser españoles.
 
1. Lugar, fecha y motivo: 
La madrugada del 7 al 8 de Diciembre de 1585 en Empel, Países Bajos. España combatía allí para impedir que la revolución religiosa de Lutero, el protestantismo, se extendiera por Europa separando a más fieles de la única verdad de Cristo, lo que significaba destruir la unidad religiosa, moral y cultural europea lograda en la Edad Media.
 
2. Situación:
Un Tercio viejo español se encontraba rodeado de herejes protestantes holandeses e ingleses, enemigos de la virginidad perpetua de María Santísima. La rendición parecía la única salida. 
El almirante Hollak propone a los españoles la rendición con honores conservando las armas y sus propios estandartes. El maestre del tercio español responde: "Los infantes españoles prefieren la muerte a la deshonra, ya hablaremos de capitulación después de muertos". Ante tal respuesta el almirante Hollak abrió los diques de los ríos para inundar el campamento enemigo y ahogar a los españoles. Sólo quedó a salvo de la subida del agua el pequeño monte de Empel donde se refugiaron los soldados del Tercio y comenzaron a cavar trincheras pues los españoles, al igual que las antigua falange espartana, no se rendían nunca, morían combatiendo hasta el último hombre. De ahí que el valor de los españoles fuese proverbial por todo el mundo y los Tercios españoles fueran imbatibles en todos los frentes durante 150 años.
 
3. El milagro:
Uno de los soldados del Tercio cavando una trinchera encuentra una tabla flamenca con la imagen de la Inmaculada Concepción, enterrada allí tiempo atrás cuando los protestantes comenzaron a destruir todas las imágenes de la Santísima Virgen. Considerando el hecho como una señal divina, los soldados se encomiendan a la Purísima. Aquella noche un viento helado hace que las aguas del río se hielen (insólito fenómeno atmosférico jamás producido en esa región ni ante ni después). 
 
 4. La victoria: 
Entonces los soldados españoles marchando sobre hielo atacaron a la escuadra enemiga al amanecer del 8 de diciembre y obtuvieron una victoria tan completa que el almirante Hollak llegó a decir: "Tal parece que Dios es español al obrar contra mí tan gran milagro".
 
Desde entonces la Inmaculada Concepción fue patrona de los tercios españoles y más tarde de la Infantería española. 
POR ESO ES FIESTA EN ESPAÑA, 
ES SU PATRONA, 
QUE LO SEPAN TODOS LOS ESPAÑOLES
               Gabriel Calvo Zarraute 
               Sacerdote de Jesucristo