Unas 800 personas fueron asesinadas en el verano trágico de 1936 en la provincia de Córdoba por miembros y milicias del Frente Popular, la mayoría de ellos, miembros del PSOE.

Sacerdotes, personas de derechas, falangistas...fueron en su mayoría las víctimas de los crímenes del PSOE, que eran personas modestas. Igual que ocurrió en toda España. No “latifundistas”, ni propietarios sino modestos falangistas o personas católicas de los pueblos. Lo mismo ocurriría con los terroristas del “maquis” tras la guerra. Sus víctimas siempre fueron derechistas modestos.

En localidades como Pedroche los miembros del PSOE cometieron horribles crímenes (69 asesinatos). Las personas de derechas fueron sacadas de sus domicilios, apalizadas y sus casas saqueadas. Algunas personas fueron arrojadas vivas a hogueras, otras fusiladas en las afueras, algunos muertos a bastonazos... Miembros del PSOE organizaron cenas y banquetes públicos de celebración de sus propios crímenes frente a las casas de los derechistas a los que habían asesinado. Muchos derechistas presos fueron dejados morir de hambre en las cárceles socialistas.

El PSOE sentía un especial odio por esta localidad, de marcado carácter tradicional, donde la derecha había vencido en todas las elecciones de la República. Algunos de los asesinos socialistas responsables de estos crímenes y felizmente ejecutados por la Justicia tras la guerra, fueron criminales como  Juan Carrillo Nevado, Francisco Tirado Romero, Francisco Carrillo Cobos y Francisco Mena...

En Posadas, 87 personas de derechas fueron asesinadas, incluyendo al cura párroco, con escenas de gran crueldad, fusilados en la plaza... muertos a palos. Algunas personas fueron descuartizadas vivas. En Hornachuelos, 18 derechistas fueron asesinados tras llevarlos a una mina próxima donde fueron ametrallados por milicianos, en su mayoría del PSOE. En Pozoblanco fueron exterminados más de 70 derechistas, lo mismo ocurrió en Torrecampo, Hornachuelos, Cardeña,  Añora... y un sinfín de localidades cordobesas.

En Alcaracejos, como en casi todos los pueblos, la iglesia fue quemada y las imágenes fueron profanadas viéndose horribles sacrilegios blasfemos en especial con imágenes de la Virgen María. 30 derechistas fueron asesinados en este pueblo. Los iban tirando a un pozo disparándoles mientras caían. El socialista Emiliano Ayala, felizmente ejecutado tras la guerra, fue el principal responsable de estos crímenes. Otro terrorista del PSOE felizmente ejecutado posteriormente, Fructuoso Pérez Caballero, fue otro de los autores intelectuales de la matanza.

¿Para qué seguir?.... La lista de crímenes del PSOE en esta provincia, (como en toda España) sería interminable. Luego, eso sí tras la Guerra en los juicios a los que fueron sometidos estos asesinos, todo eran excusas por parte de los reos, en lugar de por lo menos asumir que habían cometido esos hechos por sus ideas. Por lo menos hubiera sido una postura de cierta dignidad. Pues no, que ellos no estaban allí, que se equivocaban los testigos, que intentaron salvar a personas de derechas. Tanto fue así que en algun caso el fiscal les contestó en su alegato: “Mírelos señor juez, ahora son todos inocentes, nadie ha hecho nada, pero ¿quién ha asesinado a los sacerdotes?, ¿quien ha  asesinado a cientos y cientos de personas honradas en nuestros pueblos y en toda la provincia?. ¿Quién destruyó las iglesias?...