Pilar Pérez García, Historiadora para la Web de la FNFF

 

Mucho se está hablando estos días sobre la posesión del pazo de Meirás por parte de la familia Franco y poco sobre la presencia de Franco en la provincia gallega. Antes de entrar en el fondo de este artículo, creemos necesario comentar, muy someramente, que el Pazo de Meirás nunca perteneció al pueblo gallego, por mucho que lo quieran hacer ver así los medios de comunicación, los partidos políticos y el propio Gobierno del Señor Sánchez. Parece ser que ninguno de ellos tiene que aportar nada al pueblo español, ni sabe cómo solucionar sus problemas, pretendiendo desviar la atención de la opinión pública a temas que han sido manipulados y falseados y que no son de importancia real para los españoles.

 

Como es costumbre desde la aparición de la llamada ‘memoria histórica’, las mentiras han ahogado el debate. Porque no se busca la verdad. Los nacionalistas gallegos, el PSOE y hasta el PP, en su momento, han exigido la “devolución al pueblo” del Pazo de Meirás, cuando éste siempre fue de propiedad particular.

 

Con un absurdo que vulnera las leyes y todos los principios del Derecho, se ha pretendido anular la donación del Pazo como excusa para su confiscación. Se repite que las contribuciones para la compra del Pazo fueron forzosas, pero no se aporta ninguna prueba; sólo rumores y declaraciones verbales de personas fallecidas transmitidas oralmente. Hace años, en 2009, se supo que de la Diputación de La Coruña había desaparecido el pergamino de la entrega del Pazo al Generalísimo. En todo caso, la responsabilidad correspondería a la comisión que recaudó los fondos para comprar el Pazo, el mobiliario y el terreno, cuyos presidentes fueron Julio Muñoz Alonso, gobernador civil de La Coruña, y Pedro Barrié de la Maza, banquero. También se ha citado la ‘ofensa’ que supone a la memoria de doña Emilia Pardo Bazán que el Pazo esté en poder de los Franco, olvidando que el primogénito de la escritora, Jaime Quiroga y Pardo Bazán, oficial del Ejército, y su hijo Jaime Quiroga y Esteban Collantes, fueron asesinados en Madrid en agosto de 1936 por el frente popular, después de haber pasado por una de las múltiples chekas montadas en la capital. 

 

Pero como lo que se pretende desde una historiografía sin sesgos políticos y sin odios pasados, es estudiar la historia de España para conocer los logros que se consiguieron en tiempos pasados, preferimos hablar de la obra de Francisco Franco por Galicia. Eso sí, de una manera breve, pues se trata de hacer un artículo y no un manual de historia.

 

Las mejoras y creaciones en Galicia pasan desde la construcción y reconstrucción de hospitales, como es el caso de la Ciudad Sanitaria Juan Canalejo (La Coruña, 1951); Hospital Profesor Novoa Santos (La Coruña, 1953); Residencia Sanitaria de la Seguridad Social de Montecelo (Pontevedra, 1973); Hospital Provincial de Orense (1948); Residencia Sanitaria Nuestra Señora del Cristal (1969); Materno Infantil Infanta Elena (1977); Centro Oncológico de La Coruña (1971), entre otros.

 

En el ámbito de formación y vida docente, destacar las Escuelas de Formación Profesional Acelerada en la Coruña y en Vigo (Pontevedra); Instituto Laboral de Cee, Betanzos y Noya, Universidad Laboral Marítimo Pesquera en Haciadama (La Coruña), los Colegios Mayores: Generalísimo Franco, San Clemente, Virgen del Portal, Santiago Apóstol o El Pilar. Escuelas de maestría industrial en Ferrol del Caudillo o Santiago de Compostela, como el Colegio “Calvo Sotelo”; Colegio Regional de Sordomudos de Santiago de Compostela; la Academia Profesional “San Vicente Ferrer” (1961); o los albergues juveniles como el de Gandario “Marina Española” (1966).

 

Continuando en el ámbito de la formación, hay que mencionar los círculos culturales y sociedades literarias y artísticas que se fomentaron en la época de Francisco Franco. No solo se mantuvieron las antiguas instituciones como la Real Academia Gallega, fundada por Murguía, esposo de Rosalía de Castro, en 1905 o la Asociación de Artistas de 1934, sino que se crearon otras nuevas como “Follas Novas”, en abril de 1944, para divulgar y fomentar el folklore celta o el Centro Cultural y Deportivo “Los Castros” (1951), sociedad popular que realizaba actividades variadas: literarias, artísticas, de divulgación, etc…; la Asociación Cultural Iberoamericana, de divulgación de la cultura española y americana, con ciclos de conferencias, proyecciones, recitales, etc… fundada en 1954; Amigos de la Ópera (1954); Sociedad Recreativa e Instructiva de la Gaiteira, en 1955; Aturuxo, para fomentar y divulgar la música regional, en 1955; Sociedad Fotográfica de La Coruña de Educación y Descanso, en 1956; la asociación Filarmónica Ferrolana, de 1949.

 

Respecto a las comunicaciones, además de la mejora y ampliación en la red de carreteras, vías de tren, destacar la construcción del aeropuerto de La Coruña en 1963; o el impulso de la provincia de Pontevedra con la instalación de la fábrica Citröen Hispania en Vigo. En el ámbito del desarrollo es de destacar la empresa Fuerzas Eléctricas del Noroeste, S.A., más conocida por su acrónimo Fenosa, que fue una empresa española fundada en La Coruña e 1943 por el empresario Pedro Barrié de la Maza, con el objetivo de aglutinar las empresas del sector que poseía a través de diversas sociedades, algunas gestionadas por el Banco Pastor de su propiedad, como la Sociedad General Gallega de Electricidad (que gestionaba la expropiada Electra Popular Coruñesa) y otras bajo su mandato directo como Fábrica de Gas y Electricidad.

 

No dejar de destacar los planes de reforestación y embalses, mencionar el “Plan Coruña” de repoblación forestal en diversas zonas de la provincia o la construcción de pantanos y embalses a lo largo de toda la geografía gallega, de los cuales ponemos un listado: 

 

embalses_1_1

embalses_2


Dejamos estos datos a modo de pincelada del paso de Francisco Franco por Galicia. Animamos a todo el mundo a ver más allá de lo que se nos cuenta en la televisión o en los periódicos. Pueden llegar a sorprenderse.