Soy un militar retirado no curtido en mil batallas, pués afotunadanente en ninguna participé, pero que de haber estado, me hubiera curtido lo mismo que lo hicieron los que en ellas estuvieron, lo que hubiera sido mi fortuna, por haber puesto en practica lo que juré

Leo el articulo de Tte Gen Emilio Alaman, sobre lo expuesto en donde se enjuició a Franco y Rojo como jefes de dos bandos enfrentados en nuestra triste guerra del 36 que provocó, la mal llamada república y que ahora, se nos quiere hacer creer, fue golpe de estado contra el orden constituido cuando era todo menos orden.

  En esa exposición se dice de Rojo era un católico sin tacha, mas no era comunista y los grandes conocimientos de táctica y estrategia que poseía. Como metáfora, es lo mismo que en un juicio ante el robo de lo que contenía una caja fuerte, en este caso España, el excepcional cerrajero, se defendiera diciendo que él solo la abrió, que los otros fueron los que robaron. Pero de ella, salió el que no lo permitió y los llevó ante la justicia

Rojo, por huérfano de militar estudió en el colegio de Marina Cristina de Toledo, donde los que  estuvieron, como los que luego pasamos por los de Madrid, aprendimos lo que era el compañerismo tan próximo allí, a lo que es ser hermano.

  Pasó a la Academia de Infantería, quien le inicia en los estudios militares, fue Viillalba Riquelme, al que debió hacer culto, como hacemos de los profesores que nos marcaron, quien su descendiente, el heroico Villalba Rubio, fue pieza muy importante en el asedio de ese Alcazar. Alcazar que tanta relación tuvo con Rojo, como el otro general que alaba Alaman, Fontenla, que  pasó por esos colegios, e hizo un juicio del asedio, que se puede leer en esta pagina, digamos, el desmentido de lo que afirma, como opiniones negativas sobre ese asedio.

  Rojo, en la academia, conoció lo que es el compañerismo militar, en una escala más baja que la de los colegios de huérfanos. A su vez, tuvo por amigo y compañero al tío abuelo de Alaman como en ese articulo se menciona.

  Su trayectoria militar se inicia en esa guerra de Africa donde tanto aprendería de lo que era la carrera de las armas, disciplina, sacrificio ...y sobre todo “religión de hombres honrados”

  Cuando Alaman destaca su fe, mas vemos se pone al servicio de comunistas que asesinaron curas, monjas, y católicos por el mero hecho de serlo, mas añadir esa escala de compañerismo, Es no anteponer todo eso a los principios a que sirvió es decir, excepcional cerrajero, cuando sabia que de entregar ese Alcazar los hubieran asesinado.

 

  Todo esto es fácil enjuiciarlo, solo falta por comparar a Moscardó por entregar la vida de su hijo, en bien de los principios que defendió. 

Prueba de lo que creo mal enjuicia, que su tío abuelo cuando estuvo de comisión en Buenos Aires le negó el saludo a Rojo,  pero como buen católico y amigo, le cobijó  al retornar a Madrid. Faltaría por conocer, si esa aseveración de católico sin tacha, está fundada en haber pedido perdón como  cuentan que pasionaria pidió confesión al morir, y antes salvó en Madrid monjas de ser asesinadas 

 

  Con esto, y ante la gravedad de lo que estamos viviendo creo, hay que hacer otros juicios que no den alas a los que nos quieren destruir. Si, adaptarse a los nuevos tiempos, pero como esta de moda decir, sin pasar lineas rojas que lo son de todos los paises, como es hacer culto a la historia en lo positivo. Ahí esta  ese arco del triunfo de París, donde están todas las batallas perdidas con nosotros cuando es una contradición llamarse asi o ese monumento en Salta la linda en el norte de Argentina, al general Huelmes, cuya heroicidad, fue huir del ejercito español sin causarle una sola baja, como de otros cientos de países se puede conocer, para que de una vez por todas, dejemos de dañar a nuestra historia y no se vuelvan a repetir hechos como esa guerra, destacando lo positivo, del vencendor y vencido, que en este caso, no lo fue para este último pues a parte de lo expuesto, puso  sus excepcionales conocimientos, me imagino,  ante un ejercito con escasos valores militares.

 

General Huelmes Argentina