Los trabajadores denuncian que la empresa quiere llevarse la producción a Portugal y van a hacer un ERE en el que despedirán a 63 compañeros.