Las leyes europeas permiten estos negocios

Internet ha supuesto una revolución de las comunicaciones sin parangón. Hoy en día, la mayor parte de la población de los países desarrollados tiene acceso a la red, una fuente de información, de entretenimiento, pero también la tienda más grande de todos los tiempos.

Casi cualquier comercio tiene una página web, mediante la que, en muchas ocasiones, vende sus productos en línea. Sin embargo, no todo el comercio que se realiza por Internet se ajusta a la legislación vigente de los distintos países y, en algunos casos, no está claro si lo hace.

Precisamente con el comercio de licencias de software usadas pasaba algo así, pues, a pesar de las quejas de los fabricantes, cada vez más internautas adquirían dichas utilidades a un precio inferior al de mercado comprándolas a otras personas que ya no las necesitaban.

Los fabricantes de software han iniciado numerosos procesos penales contra compradores y usuarios de licencias de segunda mano en todo el mundo, también en Europa. En el viejo continente, sin embargo, la jugada no les ha salido como ellos hubieran querido.

Varios tribunales de algunos países, como Alemania, remitieron al TJUE las demandas de empresas de software que reclamaban un freno a la reventa de sus productos. El tribunal de la Unión, competente en materia de propiedad intelectual, falló contra los intereses de los denunciantes.

Tras varios pronunciamientos del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, los vendedores de licencias de software de segunda mano pueden estar seguros de que la ley ampara por completo sus actividades, por eso proliferan nuevos portales en Internet dedicados a tal negocio.

La Tienda Online de Licencias de Software es un ejemplo claro del nuevo comercio surgido al saberse con garantías legales. Algunos productos de gran popularidad, como el Office 2016 o el Windows 10 pro, que se pueden encontrar en la mencionada web, ya han disparado sus ventas en los últimos meses.

Una alternativa económica a las licencias nuevas

Dada su enorme popularidad y su posición privilegiada en el mercado, los fabricantes de determinados programas informáticos pueden permitirse fijar precios que no siempre resultan todo lo asequibles que al consumidor medio le gustaría que fueran.

Puesto que se trata del sistema operativo más utilizado en todo el mundo y, por lo tanto, el que ofrece mayores posibilidades, pocos son los propietarios de computadoras que se resisten a comprar una licencia windows 10, a pesar de que su precio es bastante elevado.

Por supuesto, siempre hay quien quiere conseguir cualquier producto a un precio menor, ya sea porque no puede permitirse el gasto que supone abonar el precio normal de mercado o porque considera que la cuantía es excesiva, optando así por ahorrar todo lo posible.

Nuevas garantías con licencias de segunda mano

Hasta hace no mucho tiempo, si alguien quería comprar Windows 10 a un precio más barato (y no era por casualidad, primo de Bill Gates) tenía que recurrir, si dejamos a un lado la piratería, a licencias de segunda mano que se podían encontrar en Internet, si bien no en la primera página de Google.

El problema a la hora de adquirir dichas licencias de segunda mano era la situación de alegalidad en la que se producía la transacción, pues no estaba claro si la compraventa de software mediante claves de activación usadas se ajustaba a la legalidad.

De ese modo, un autónomo que quisiera adquirir, por ejemplo, Windows 10 pro, pero al mismo tiempo ahorrarse unos buenos euros, tenía que recurrir a un vendedor del que no sabía si podía fiarse, ya que al no estar clara la legalidad de la venta tampoco estaba clara ningún tipo de garantía.

La situación ahora es muy diferente. Puesto que el Tribunal Europeo, a pesar de las demandas de los fabricantes, ha amparado la venta de licencias de software de segunda mano, tanto vendedores como compradores han visto facilitadas sus operaciones.

La compraventa de licencias ha experimentado un enorme auge y su crecimiento podría describirse como meteórico. Cada vez aparecen más portales dedicados a la reventa de claves de activación de productos informáticos, lo que supone a su vez una bajada de los precios.

Si está pensando en cambiar de sistema operativo, en comprarse otro antivirus o tal vez en adquirir un ordenador nuevo al que deberá instalarle todo tipo de programas para sacarle el máximo rendimiento, tal vez sería una buena idea darse una vuelta por este tipo de tiendas online, que le ofrecen las mayores garantías y además le pueden ayudar a llenar la hucha para sus próximas vacaciones.