Hay quienes sueñan con viajar por Europa y no lo hacen porque piensan que se necesitan altas sumas de dinero. Sin embargo, existen muchas maneras de viajar, y no todas suponen la necesidad de contar con miles de dólares en el bolsillo. Además, no todas las ciudades son tan costosas como París, Roma o Barcelona. Existen ciudades europeas más baratas e igualmente atractivas. En esta oportunidad, presentamos algunas maneras de viajar por Europa con un bajo presupuesto.

 

¿Cuándo viajar?

 

Para que el viaje sea más barato, es importante tener en cuenta en qué momento del año viajar. Lo ideal, sería tener una alta flexibilidad para decidir hacerlo en el momento adecuado. La temporada alta en Europa es durante los meses de junio, julio y agosto, donde hay un mayor flujo de turistas, y es por lo tanto más cara. La temporada baja, es durante los meses de diciembre, enero y febrero, y si bien hay que lidiar con el clima frío, tiene la ventaja de ser más barata. También está la temporada media, durante los meses de marzo, abril mayo, septiembre, octubre y noviembre. Resulta un momento ideal para conocer el viejo continente, ya que, si bien los precios son más altos que en las temporadas bajas, suele ser más barato que las altas y el clima es más templado, proporcionando una experiencia más amigable para los turistas.

 

Los destinos más económicos

 

Zagreb y Dubrovnik, Croacia

 

Este país de Europa Oriental es un destino verdaderamente emocionante, y además, muy económico. Tiene una larga costa en el mar Adriático y su ciudad capital, Zagreb, es reconocida por el barrio Gornji Grad (ciudad alta) y por poseer diversos museos. Quienes visitan esta ciudad, se sorprenden por los bajos costos en sus servicios, por lo que se ha convertido en uno de los destinos principales para viajes de bajo presupuesto. Las vistas al mar de la ciudad de Dubrovnik son impresionantes. Si bien esta ciudad es algo costosa comparada con el resto de Croacia, sigue siendo barata a comparación de otros destinos europeos.

 

Praga, República Checa

 

Praga es una de las ciudades más visitadas por los turistas que viajan a Europa. A pesar de ello, la ciudad capital a podido mantener los costos muy bajos, representando un sitio ideal para los viajeros.

 

Berlín, Alemania

 

Increíblemente, la capital de Alemania es una de las ciudades menos costosas de toda Europa. Berlín se aleja de los precios desorbitados que manejan otras ciudades del continente e incluso del mismo país. Allí es posible encontrar servicios de alojamiento a precios más que accesibles, así como una gran cantidad de restaurantes y cervecerías donde comer con presupuestos acotados. Recorrer el Muro de Berlín, y visitar la Isla de los Museos son paseos muy atractivos y económicos para disfrutar en la capital alemana.

 

Sevilla, España

 

A diferencia de otras ciudades turísticas como Madrid o Barcelona, el sur de España, y en especial la ciudad de Sevilla, es un destino menos costoso.