Tener un gato en casa es una idea tentadora. Pero antes que nada, se debe tomar en cuenta muchos aspectos. Uno de ellos es la salud de las personas con las que compartirá su territorio, pues como se conoce, los gatos son animales territoriales que se consideran dueños del espacio en el que habitan. Por lo mismo, no dudarán en dejar su huella por donde pasen.

"Un gato entiende por su territorio aquel lugar en el que se encuentran los recursos que necesita para satisfacer sus necesidades básicas y expresarse como gato. Y entiende que su territorio es suyo, punto", afirmó Adriana Mármol, veterinaria de Triavet, clínica cat friendly en Barcelona.

Alergias y otras complicaciones en la salud

Si bien estudios demuestran que los gatos son beneficiosos para la salud, hay muchas personas que por más amor que le tengan a estas pequeñas mascota, no pueden soportar los pelos que botan. Y una casa llena de pelos puede afectar seriamente la salud respiratoria de su dueño o acompañante, por lo que se recomienda tomar ciertas medidas si aún se pretende adquirir uno.

  • Aspirar a diario el hogar: El gato andara por toda la casa, por lo que es prudente tener una aspiradora a mano que limpie todos los pelos que va dejando a su paso. Es recomendable hacerlo usando una mascarilla, para que la pelusa no se filtre hacia la nariz y pueda causar estornudos múltiples.
  • Llevar un rodillo adhesivo: Son ideales tanto como para la ropa, las cortinas o incluso el sofá, y debes usarlos repetidas veces hasta constatar que no haya ningún pelillo. Este implemento no te costará mucho y podrás comprarlo las veces que sea necesario.
  • Mantener ventilado el ambiente: Este es uno de las recomendaciones más importantes, ya que un ambiente cerrado ocasionará que tu alergia empeore. Ventilar tu habitación o las partes del hogar en donde el gato suele estar ayuda a que la luz elimine las bacterias que puede traer tu gato luego de un largo paseo exploratorio.
  • Evitar dormir con la mascota: Si tienes un minino que le gusta salir a pasear, lo más probable es que contraiga pulgas o garrapatas de otros animales. Por lo que dormir con el animal incrementa la posibilidad de contraer una enfermedad a causa de la picadura de estos parásitos. Generalmente no es nada grave, pero en algunos casos la picadura de garrapata provoca infecciones bacterianas y virales.

Comportamiento especial en gatos

Los felinos tienen un comportamiento muy diferente al de los perros, y aunque parezca una obviedad, eso también se ve reflejado en sus costumbres. A diferencia de los perros, los gatos aprovechan el horario nocturno para descargar toda su energía, lo cual puede ser molesto para sus dueños, ya que es la hora que utilizan para dormir.

¿Cómo luchar contra esto? Expertos afirman que si de disminuir la hiperactividad de un animal se trata, los paseos son la mejor opción. Si bien es cierto, pasear a los felinos no es una costumbre normalizada, sin embargo, esta práctica trae consigo diversos beneficios para tu mascota. No solo minimiza el riesgo a que sufra obesidad, sino que además, cada paseo es una experiencia de estímulo sensorial. Salir a exteriores le permitirá conocer nuevas texturas, agudizar su olfato y mejorar su capacidad de respuesta ante situaciones riesgosas.

Claro está, si tu gato está acostumbrado a estar en casa, probablemente, su primera salida sea algo complicada para él. Por ello, es imprescindible que organices todo lo necesario para no convertir una actividad lúdica en una experiencia traumática. Lo más importante es velar por la seguridad de nuestra mascota. Un buen arnés para gato permitirá que explore espacios sin correr riesgos, asimismo, podremos controlar sus movimientos. Eso sí, se recomienda que días previos a la salida, se le coloqué el complemento hasta que logre sentirse cómodo con él.

Debemos tener en cuenta que, al igual que una persona, una mascota experimenta un proceso de aprendizaje y los hábitos que adquiera depende mucho de la formación que un dueño le brinde.