Black Friday

El Black Friday supone un gasto medio de 127 euros por consumidor, según Deloitte, y se lleva el 23% del presupuesto navideño de los españoles. Pero ¿qué porcentaje de las compras se hacen a través de Internet? La consultora GFK revela que el 30% de las ventas en España por el Black Friday se hacen de forma online, período en el que gigantes como Amazon, El Corte Inglés o Booking incrementan sus ventas hasta ocho veces.

Ante un mayor número de transacciones, las probabilidades de que se cometan fraudes en las compras en línea aumentan exponencialmente. ¿Qué recomiendan los expertos para evitar estafas al pagar con nuestras tarjetas en Internet durante la campaña del Black Friday? Estos son los cinco consejos que nos dan.

  1. Fíjate si la web en la que vas a comprar es segura

Para conocer si una página web no es fraudulenta, debemos fijarnos en si contiene el protocolo de seguridad SSL (Secure Sockets Layer) y lo averiguaremos comprobando si la url del sitio web va precedida de la expresión https y de un candado cerrado en la parte izquierda de la barra de navegación.

Esto nos dice que la información está cifrada y que nuestros datos están protegidos. Sin embargo, es posible que no todas las páginas del comercio online donde queramos realizar una compra cuenten con el cifrado. En ese caso, debemos fijarnos si está presente en la página de pago, donde introducimos los datos bancarios para efectuar la compra.

  1. Evita ofertas demasiado atractivas

Si la oferta por la que nos decidimos es un chollo demasiado llamativo, asciende la probabilidad de que se trate de una estafa. Por ejemplo, si encontramos un iPhone que normalmente tiene un precio de 1.000 euros por 500, no deberíamos confiar en la veracidad de esta oferta.

Sin embargo, no hay que olvidar que el Black Friday es una época de rebajas en la que encontraremos precios muy suculentos, por lo que tampoco debemos desconfiar de todas las buenas ofertas.

Una recomendación es que antes de comprar un artículo con un precio irresistible, que puede actuar a modo de gancho, hagamos una comparativa con otras webs para no dejarnos llevar por ofertas imposibles. También deberíamos comprobar que no se trate de productos reacondicionados o imitaciones.

  1. Busca opinión y referencias del comercio online

Estamos buscando un producto en concreto y, de repente, hallamos una gran oferta. La página web no nos suena, pero parece segura. Contiene el protocolo de cifrado, pero sus productos son demasiado baratos para el precio que ofrecen en otras webs o tiendas.

Si se trata de una web fraudulenta, es posible que varios usuarios ya hayan escrito sus críticas en Internet. De hecho, existen foros y sitios web que sirven para este fin. Además, debemos desconfiar también si el sitio web no tiene críticas en la red, ni negativas ni positivas.

  1. Usa una tarjeta secundaria

Según HelpMyCash.com, para aumentar la seguridad al realizar compras online, una opción es tener una tarjeta prepago con la que realizar compras a través de Internet. De esta forma, si nos robaran los datos de nuestra tarjeta, no accederían al total de nuestro dinero. Por otro lado, también podemos usar otras alternativas, como, por ejemplo, el medio de pago online PayPal.

5- Revisa la información legal y de contacto

También debemos comprobar que la web disponga de aviso legal y de un apartado donde se detallen los términos y condiciones. Además, nos interesa conocer cuál es la política de devolución de la tienda online y las condiciones de envío de sus productos, ya que podrían ofrecer productos con precios muy jugosos, pero con tarifas de envío elevadas.

Por otro lado, es interesante conocer cómo es el servicio de atención al cliente. Si el teléfono es extranjero o la dirección de correo electrónico es una sucesión de letras y números incoherente o contiene un dominio gratuito como gmail o hotmail, seguramente no nos conviene realizar compras en este sitio web.