El año 2019 ha supuesto un punto de inflexión en el mercado de la vivienda en España. Ni las compras, ni los precios, ni la construcción crecen como lo hacían en los últimos años. En 2020, el mercado de la vivienda se la juega.

El negocio de la compraventa debe ser capaz de atraer al comprador joven que busca su primera vivienda. Sin este tipo de demandante no será fácil alcanzar las 150.000 casas de nueva promoción, cifra que está en el punto de mira de los promotores.

En 2019, a falta de datos oficiales, parece que la actividad inmobiliaria quedará lejos de esa marca, pero se espera superar la construcción de más de 100.000 inmuebles del año 2018, el primer año que se alcanzó esa cifra desde la recuperación económica.

Con respecto al alquiler, esta fórmula de habitabilidad también se mantendrá a la expectativa de las decisiones políticas. Los precios del alquiler siguen subiendo en muchas ciudades y el gobierno de coalición entre PSOE y Podemos se ha comprometido a estudiar los límites de precios, una medida que no gusta en el sector de empresas con vivienda en alquiler porque creen que hará contraer la oferta.

¿Va a continuar creciendo el precio de la vivienda?

La patronal de las empresas de construcción, la Asociación de Constructores Promotores de España, sostiene que durante 2020 los precios de venta se van a incrementar desde un mínimo del 3,5% al 5%. Juan Antonio Gómez Pintado, presidente de la patronal, estima que la subida de precio va a depender mucho de las áreas geográficos. Otros analistas apuntan a una subida que oscilará entre el 2 y el 5%.

En cualquier caso, no se descartan tampoco algunas subidas puntuales. Madrid y Barcelona parecen haber alcanzado, con tres o cuatro años de adelanto, el máximo de su ciclo, según asegura Juan Fernández- Aceytuno, consejero delegado de la Sociedad de Tasación. En algunas zonas de Madrid y Barcelona se podrán ajustas ligeramente los precios e incluso reducirse, aunque estos casos serán la minoría.

La previsión de aumento apunta a subidas mayores del 5% en algunas áreas de Madrid y Barcelona como grandes capitales de España, pero también en áreas como las islas, la costa levantina (Alicante y Valencia) y la Costa del Sol.

Una previsión similar a la de Madrid y Barcelona se espera para Baleares. En octubre del pasado año, durante la II Jornada Inmobiliaria de Baleares, la presidentA de los agentes de la propiedad inmobiliaria de las islas (API), Natalia Bueno, afirmó que ya a finales de año podrían empezar a bajar los precios de venta después de haber tocado techo.

Algunos municipios de las islas con los precios más elevados: Palma, Calvía e Ibiza, han superado los máximos alcanzados en la épica del boom inmobiliario. En esta comunidad, la inmobiliaria Mundo Pisos, ubicada en Palma, un referente del sector inmobiliario en Mallorca, apunta también a la estabilización e incluso la reducción de los precios en algunas de sus propiedades.

Si atendemos a los datos de Tinsa Digital y Standard & Poors, desde que la subida de la vivienda alcanzara un pico máximo en 2017, con un incremento del 7,2%, este incremento se ha ido reduciendo hasta el 6,7% en 2018 y el 5,5% en 2019. Para 2020 se estima ese incremento en el 4,4% y en los dos años siguientes se reducirá hasta el 3,9% en 2021 y el 3,3% en 2022.

¿En qué hay que fijarse en 2020?

Más allá de la cuestión imprescindible del precio de compra y el alquiler, en 2020 no habrá que perder de vista la sostenibilidad. En este año se pone en marcha la directiva europea de eficiencia energética de los edificios que establece que, para finales de año, todas las construcciones de obra nueva deberán tener un consumo energético prácticamente nulo.

En este sentido, se ha registrado una gran demanda de reformas de viviendas en Baleares. En el año 2019, Baleares ha sido la cuarta comunidad autónoma donde más peticiones de reforma integral se han registrado, solo por detrás de Madrid, Cataluña y Comunidad Valenciana.

Junto con la sostenibilidad, otros expertos insisten en la necesidad de la creación de un gran parque público de viviendas en alquiler para cuya puesta en marcha hacen falta tiempo y recursos. En este año van a llegar al mercado un número considerable de viviendas multifamiliares para alquilar, lo que permitirá comprobar si esta fórmula tiene aceptación por parte de la población.

Rafael Gil, de Tinsa, apunta también a los efectos que puede provocar el Brexit sobre los mercados de la costa. La salida del Reino Unido de la Unión Europea se espera para finales del mes de enero. En España, los casi 300.000 ciudadanos británicos residiendo de manera permanente en España pueden verse afectados por las consecuencias de este abandono de la Unión.