Aceptar una propuesta matrimonial lanzada por el ser amado es un primer paso muy importante, aunque después de hacerlo se abre todo un mundo de posibilidades que han de ser abarcadas paulatinamente. De hecho, el tiempo medio de preparación de una boda se sitúa en torno al año y medio, siendo recomendable no apurar demasiado si se pretende disfrutar de una celebración única y gratificante de principio a fin.

 

Concretamente son diversos los aspectos que suelen ser tenidos muy en cuenta por aquellos que, tras haber transcurrido un tiempo, se casarán por todo lo alto en presencia de sus conocidos y allegados en general. Hombres y mujeres le dan al enlace matrimonial el mismo grado de importancia, aunque en esta ocasión en El Correo de Madrid nos centraremos en el punto de vista femenino.

 

¿Sabías que las chicas le otorgan una gran trascendencia a determinados factores relacionados con la planificación de la boda? Efectivamente, siendo un claro ejemplo las invitaciones de bodas y el resto de aspectos que detallaremos en las próximas líneas.

 

Destinar el tiempo necesario a elegir invitaciones

 

En pleno 2019 son cuantiosas las bodas que tienen lugar en la capital española. Es por ello que las mujeres que entregan una invitación de boda a otra persona tienen en cuenta que la misma, muy probablemente, haya recibido otra recientemente de parte de un conocido. Así pues, se convierte en esencial el hecho de distinguirse con un elemento único.

 

Dicho motivo da pie a que las chicas que contraerán matrimonio en unos meses e incluso en más de un año dediquen un dilatado periodo de tiempo a escoger las mejores invitaciones posibles. En primer lugar descartan todas aquellas que no destaquen por ser completamente originales.

 

La exclusividad es algo que gusta especialmente al público femenino y, en concreto, durante el transcurso de su boda lo que más quieren es sentirse especiales. Es por ello que no es de extrañar que inviertan el tiempo oportuno en dar con invitaciones de boda diferentes que causen sensación en los futuros asistentes.

 

Pero la planificación en este sentido no solo abarca el diseño, teniendo al alcance de un par de clics decenas de alternativas como las que están disponibles en cosasdeboda.com, sino también el texto incluido. ¿Qué nombre aparecerá en primer lugar, el de su querido novio que próximamente pasará a ser esposo o el de ella misma? Y en lo referente a la cuenta bancaria, ¿mejor ponerla u optar por otra vía?

 

El número de dudas es elevado, por lo que se requiere la estrecha colaboración de la pareja con tal de que aporte su punto de vista. De hecho, incluso acostumbran a pedir opinión a otras personas que se hayan dado el sí quiero con anterioridad, deseando que la invitación sea perfecta en todos los sentidos indistintamente del estilo por el que se opte: vintage, elegante, tradicional, etcétera.

 

Decoración, otro factor trascendental

 

Es innegable que las mujeres son muy detallistas, característica que se ve potenciada si cabe a lo largo de la planificación de una boda. Entre los detalles en los que más se fijan se encuentra sin duda alguna el de la decoración no solo del lugar en el que se producirá el tan ansiado momento de ponerse el anillo y dejarse llevar tras el esperado “puede besar a la novia”, sino también del recinto en el que se celebrará el banquete –factor en el que ahondaremos a continuación–.

 

Para la pareja en general es importantísimo sentirse a gusto y confortable con aquello que la rodeará durante el transcurso de la ceremonia y a lo largo de las horas posteriores, así que es comprensible que meses antes las chicas se encarguen de elegir junto a su querido varón qué elementos decorativos pasarán a estar presentes en el lugar.

 

Más allá de las flores e incluso elementos como los lazos de las cortinas también entran en juego otros detalles: globos hinchables con las iniciales de los futuros casados, marcos caseros de redes sociales para un photocall que pretende ser inolvidable y divertido, etcétera.

 

El restaurante del banquete

 

Actualmente por Internet es muy fácil y rápido dar con los mejores restaurantes para eventos y bodas, independientemente de si el enlace matrimonial se producirá en Madrid o en otra región española. A pesar de ello las mujeres suelen empezar un año antes a buscar el local que tendrá el privilegio de acoger a todos los invitados y, por supuesto, a la pareja que querrá degustar platos que sean de su agrado.

 

En efecto, el menú es uno de los aspectos en los que más se fijan, pero también valoran una serie de factores adicionales que guardan relación con las instalaciones: limpieza, posibilidades de personalización en términos de decoración y amabilidad del equipo profesional son claros ejemplos. Hasta el más mínimo detalle es debidamente analizado para que todo salga a pedir de boca, literalmente.