La pelea de un hijo por recuperar los 10.541 euros que le costó sacar a su madre de Muelas del Pan, en Zamora, después de que Iberdrola le cortara la electricidad de su vivienda alegando que estaba cometiendo un fraude. Y la resolución de una jueza que ahora valida el contrato verbal firmado por Iberduero -predecesora de la eléctrica- con su padre o abuelo, respectivamente, un empleado de la zona al que se le proporcionaba luz gratis 'sine die' a cambio de que dos torres de media tensión atravesaran sus terrenos.

1550271155

En la valoración de los hechos ha jugado un papel clave el abogado y colaborador de El Correo de Madrid Ricardo Sáenz de Ynestrillas, que prueba que la vivienda nunca dispuso de contador eléctrico y la conexión se realizó de forma directa desde un local de Iberduero en el pueblo donde alojaba a sus trabajadores.

En Iberdrola alegan que el conflicto es con la tercera generación derivada de un empleado del grupo y cuestionan su amplia prórroga en el tiempo. ¿Seguirán las reclamaciones de la familia? Si lo hacen, ya saben que el letrado elegido es el adecuado para la lucha contra el capital.