Como hemos mencionado en varias ocasiones la legislación sobre protección de datos nos involucra en cada una de nuestras acciones en la vida real, en este artículo mencionaremos nuestra relación con los Reyes Magos.

Tanto el Reglamento Europeo y la Ley Orgánica sobre esta materia tienen por objetivo la protección de los datos de carácter personal,  y el buen uso de estos por parte de los responsables a quien cedemos nuestros datos.  Pues bien vamos a analizar que datos facilitamos a los Reyes Magos y si estos están obligados a cumplir los requerimientos que nos exige la legislación.

Lo primero que debemos tener en cuenta la Identidad a quien facilitamos los datos, los datos son facilitamos en principio a personas físicas que actúan en el mercado como Empresarios, estando perfectamente identificados como todos conocemos y son Gaspar, Melchor y Baltasar y como responsable de los mismos deben poner todos los medios a su disposición para la protección de los mismos.

Y mencionamos que giran en el mercado como Empresarios pues en principio son mayoristas de juguetería y diferentes tipos de regalos, bien porque los compran o bien porque los realizan en sus talleres.

Además se les tiene que aplicar la legislación europea, pues en la compra de estos regalos son realizados en euros y además actúan en el mercado español.

Los datos facilitados se incluyen datos de carácter personal, y además especialmente sensibles como son los de menores y domicilio como lugar de entrega o incluso sus notas escolares,  bien para mejores regalos o para enviar carbón en su caso, incluyendo en la carta datos familiares, pues con toda esta información se podrían crear perfiles.  También en relación a los adultos se puede tener información de otro carácter que también puede ser considerado de carácter sensible.

Un dato que debemos tener en cuenta es la protección de la información que cedemos y a donde es tratada en el caso que nos ocupa a algún país de “Oriente”, pero no sabemos si ese País cumple lo dispuesto por el reglamento en relación a garantizar un nivel de protección adecuado.

Por otro lado, los Reyes Magos, identificados como tales serán los responsables del tratamiento de estos datos y deben dar instrucciones concretas y documentada a los pajes y demás colaboradores al objeto de un buen uso de los datos que son responsables, especialmente debemos mencionar a los proveedores responsables de la entrega de la correspondencia como son Correos y otras empresas de mensajería.

¿Por cuánto tiempo tendrán validez los datos personales cedidos?, pues debemos entender que solamente deben establecerse hasta el día 6 de enero, al objeto de la prueba de los regalos y posibles reclamaciones que se deben tener en cuenta para su correspondiente cambio si procede, después de pasado este tiempo los datos dejan de cumplir su objetivo y por tanto deben ser destruidos.

Después de esta reflexión y como información contextualizada en relación a la Protección de Datos y con la tradición Española, es la única ocasión que desde Audiprodat creemos conveniente la cesión de nuestros datos a un tercero sin la salvaguarda oportuna, pues después de cientos de años de envío de peticiones de todo tipo y salvo alguna “equivocación” en relación a los regalos pedidos,  no se ha demostrado nunca una mala utilización por parte de sus Majestades de los datos facilitados, lo que en principio nos garantiza el buen uso de los datos que hacen de los mismos.

 

Antonio García Herráiz

Más información:

https://www.audiprodat.com/los-reyes-magos-y-proteccion-de-datos/