El número de robos en viviendas, ya sean casas, pisos o chalets, ha incrementado en los últimos años. Sobre todo, los robos son comunes en época de vacaciones. ¿Por qué se ha vuelto común este acto delictivo?

Puede que influya la ubicación de la vivienda, por ejemplo, pues hay barrios o zonas en los que hurtar es tarea fácil. De hecho, en las zonas céntricas es menos común el robo. Pero, lo más probable, es que los ladrones hayan encontrado viviendas a las que acceder fácilmente porque no cuentan con el sistema de seguridad adecuado.

Contar con una puerta blindada o acorazada en la vivienda puede ser la solución para evitar algo tan desagradable como lo es un robo en el hogar. Además, se aconseja que dichas puertas cuenten con un bombín anti-bumping para mayor seguridad.

Por qué tener una puerta blindada o acorazada

En los últimos años, el ministerio de Interior de España ha asegurado que las cifras de hurtos en el hogar han incremetando notoriamente, sobre todo en barrios de Madrid.  

Los propietarios de la vivienda, para evitar esto, debe contar con sistemas de seguridad y así impedir el acceso a ladrones. Cuantas más barreras físicas se pongan, más difícil será para los ladrones entrar en la casa. Por eso, una de las mejores opciones es contar con una puerta blindada o una puerta acorazada. Y si, además, este tipo de puertas de calidad van acompañadas de un bombín anti-bumping de alta seguridad, la protección está asegurada. 

La normal UNE-EN1630, divide en 6 los niveles de seguridad en las puertas acorazadas según el tipo de vivienda o edificio, comenzando por casas con un riesgo normal, pasando por bancas y joyerías y acabando por, por ejemplo, plantas nucleares. 

Diferencias entre una puerta blindada y una acorazada

Muchos clientes tienen dudas acerca de las diferencias entre puertas blindadas , puertas acorazadas y la función de cada una. 

Una puerta blindada es una puerta de entrada cuya estructura, tanto del marco como de la hoja de la puerta, está fabricada en madera y normalmente con refuerzos de hierro. Normalmente estas puertas cuentan con sistemas antipalanca para que quede completamente fija al marco y sea poco probable forzarla. Además, son fáciles de reparar y menos pesadas que las puertas acorazadas. Se recomienda que, si se quiere contar con puertas blindadas madrid de estas características, se cuente con profesionales que tengan puertas de calidad.

Las puertas acorazadas, por el contrario, son puertas fabricadas en acero y diseñadas con placas de madera en su mayoría simplemente por cuestiones de estética. Una puerta acorazada es más resistente que una blindada por los materiales de fabricación, que son de más calidad y más resistentes ante los ataques de ladrones profesionales.  

Además, cuentan con un refuerzo mayor que el resto de puertas, evitando la vulnerabilidad, y su diseño se puede cambiar cuando se quiera sin alterar la estructura. A primera vista, el diseño es igual al del resto de puertas tradicionales. Por lo que nadie sabrá si se tiene una puerta acorazada o no. No hay que escatimar en precios a la hora de poner seguridad a una vivienda. Contar con puertas acorazadas madrid es la mejor opción si se quiere evitar un robo en el hogar o incluso en un negocio o empresa. 

La importancia de un bombín anti-bumping

El bumping es un método de robo que consiste en abrir la puerta sin la llave y sin necesidad de forzar la cerradura. ¿Cómo? Introduciendo en el cilindro una llave manipulada y golpear la misma hasta conseguir hacer bailar los pistones del cilindro y abrir la puerta.

Para evitar esta técnica tan fácil y, por lo tanto, tan peligrosa, se recomienda contar con, además de una puerta de seguridad de calidad, un bombín anti-bumping. El bombín dificultará mucho la técnica bumping realizada por el intruso, pero también otras técnicas, como el ganzuado. Esto se debe a que este bombín cuenta con una "lenteja" de metal que evita que se meta cualqueir llave que no sea la correcta. 

Para poder duplicar las llaves de un bombín anti-bumping, se requiere un permiso especial. Lo que impedirá que personas ajenas a la vivienda y que, por cualquier motivo, hayan conseguido la llave de la casa hagan una copia. 

No hay que esperar a que sea demasiado tarde. Una puerta convencional permite una total vulnerabilidad de los accesos, presentando muy poca protección ante hurtos de personas ajenas a la vivienda. En este caso, prevenir es curar. Por eso, se recomienda contar tanto con cerraduras de seguridad como con puertas de calidad y resistentes. Y no, no es especialmente caro tenerlos en casa. Además, es una inversión a largo plazo porque se evita sustos innecesarios y la pérdida no solo material, sino también la pérdida de objetos que tienen un valor sentimental.