El patrimonio es para muchos algo ajeno, un fondo de pantalla o un lugar donde sacarnos bonitas fotos, ir a comer un sábado, o algo lleno de gente que tenemos que sufrir, como los atascos diarios.

El patrimonio debe de vivirse como algo propio, algo que nos transmiten nuestros abuelos y que debemos transmitir a nuestros descendientes. No es algo ajeno, forma y ha formado parte de nuestras vidas, son parte de lo que somos y nosotros debemos ser parte del mismo.

Una Iglesia, la tapia de un cementerio, un paisaje o una celebración como la Vaquilla de Pedrezuela, el patrimonio industrial y minero, cultural y arquitectónico. Las formas en las que podemos conocer y formar parte del patrimonio que nos rodea van desde un paseo por el mismo con nuestros hijos, hasta colaborar activamente en preservarlo, utilizarlo y darle vida.

Hoy les mostraremos las formas de conocer y participar en la conservación del patrimonio con un ejemplo, el programa “APADRINE UN PILAR”, que se ha realizado para la restauración de la iglesia de Santiago en Sigüenza.

En el año 2013 se presentaba en Guadalajara la Asociación para la recuperación de la Iglesia de Santiago en Sigüenza, para futuro Centro de Interpretación del Románico.

Captura_de_pantalla_201-0-2_a_las_21565

UN POCO DE HISTORIA

iniciaría su construcción a finales del siglo XII, siendo obispo de Sigüenza “Martín de Finojosa”, y su fábrica se concluiría antes de 1120, en época del rey Alfonso VIII, cuando el sobrino de D. Martín, D. Rodrigo, que había participado junto al rey en la Navas de Tolosa, era el nuevo prelado seguntino.

Una de las características más singulares de esta iglesia, que nació parroquial, es la amplitud de su única nave, que sorprende a los visitantes. Esta amplitud responde a la función comunitaria que iba a desempeñar desde principios del siglo XIII, ser la sede de los concejos abiertos de la ciudad.

Mas tarde se convertiría en iglesia del convento de monjas franciscanas, cuya evidencia es el coro existente a sus pies, y como tal iglesia llegó hasta la Guerra Civil en la que fue semidestruida por los bombardeos de la Batalla de Sigüenza.

Durante décadas sus ruinas fueron recuerdo de la contienda en la ciudad. Tras la guerra, el primer edificio que se rehabilitó en la ciudad fue la Catedral, luego sería el turno del Seminario, del convento de Ursulinas, o de la Ermita de Santa María de los Huertos. Y mucho más tarde se rehabilitaría el Castillo, que se convirtió en Parador Nacional a finales de los años 70.

Más recientemente el antiguo hospital de San Mateo se reformó para convertirlo en Residencia de la Tercera Edad. Tan solo unas decenas de casas de las Travesañas y la iglesia de Santiago quedaron en ruinas hasta este siglo XXI, eran solares de guerra, vacíos durante décadas, como tantas podemos ver en nuestros pueblos, pero ruinas que además de pasado tienen presente y futuro.

Captura_de_pantalla_201-0-2_a_las_21510

EL FUTURO CENTRO DE INTERPRETACION DEL ROMANICO

La firma del convenio con el Cabildo catedralicio el día 26 de octubre de 2012 significó la cesión de uso del lugar para fines culturales por 25 años, para lo que es prioritario la terminación de la restauración del edificio, mediante la reparación de paramentos, y colocación de carpinterías y pavimentos.

Apoyados por la Arquitecto Pilar Hierro, redactora del proyecto de restauración anterior culminado en el año 2000. la Asociación persigue la adecuación del espacio para su correcto uso como sala de actividades culturales y sobre todo actuaciones musicales, debido a la excelente acústica que posee el edificio. Está previsto dotarlo de aseos para uso público e instalaciones de seguridad.

A medio plazo, la idea es ubicar en este espacio una exposición permanente sobre la propia historia y valor histórico-artístico del edificio y sobre su relación con el entorno. Y como fin más ambicioso la Asociación pretender crear allí el futuro Centro de Interpretación del Románico de la Provincia de Guadalajara. El Centro quedaría dividido en varios departamentos:

  1. El Románico de Sigüenza, Catedral e Iglesia de San Vicente.
  2. El Románico rural de las pedanías, Palazuelos, Pozancos y Carabias.
  3. El Románico de la comarca, Baides, Jodra del Pinar y Saúca.
  4. El Románico de la provincia, Sierra de Pela, Atienza, Villacadima, Campisábalos y resto de la provincia. Se trataría de realizar rutas conjuntas desde los pueblos de la sierra en ambos sentidos en colaboración con todas las personas e instituciones posibles, empezando por el Ayuntamiento de Campisábalos, donde también se está poniendo en marcha una iniciativa similar.

APADRINE UN SILLAR

Evidentemente, el problema de la restauración no es otro que la falta de recursos económicos, un problema que se ha puesto de manifiesto con este programa, Apadrine un Sillar, de manera que particulares y empresas puedan aportar su grano de arena. ¿Cuántos sillares tiene una iglesia?¿Cuántas pequeñas piezas forman nuestra historia, la de los que nos han precedido, las de los que vendrán?

Captura_de_pantalla_201-0-2_a_las_2200

Creo que es importante dar a conocer estas historias de personas que, en su ámbito, local, provincial, de comunidad o nacional, quieren dar a conocer y recuperar el patrimonio, que es de todos.

Sólo conociéndolo seremos capaces de apreciarlo, y finalmente, protegerlo y legarlo a los que vienen detrás de nosotros.

¿Sabe si existe alguna iniciativa cerca de su domicilio?,¿Conoce ese monumento por el que pasa por delante?¿Cómo cree que podría participar en preservarlo?

¿A qué espera para apadrinar un sillar?

Santiago Durán García

Arquitecto Técnico (UPM) MDI Máster en Dirección Inmobiliaria (UPM) EEM Gestor Energético Europeo (UPM European Energy Manager)

  1. 618.519.717

www.sduran.es /santiagodurangarcia@gmail.com / s.duran@sduran.es

DATOS DE CONTACTO

Asociación Amigos de la Iglesia de Santiago. AAIS.

Captura_de_pantalla_201-0-2_a_las_22015