El 28 de febrero, fue inaugurado oficialmente el nuevo hotel rural “Papamoscas” en La Hiruela. Al acto de inauguración asistieron el Director General de Administración Local, Juan Ignacio Merino de Mesa, varios alcaldes de la Sierra Norte, representantes de la Reserva de la Biosfera “Sierra del Rincón” y el delegado regional para la revitalización de los municipios rurales.

En un día muy soleado, con una temperatura impropia de esta época del año, se inauguraba oficialmente a las 13 horas del jueves, 28 de febrero, el nuevo Hotel Rural “Papamoscas” en La Hiruela. Sandra Gil y Rubén Pla, encargados de la gestión del establecimiento, enseñaron a las autoridades presentes las renovadas instalaciones, para ofrecerles después un aperitivo de bienvenida.

Al acto asistieron, además del Director general de Administración Local, Juan Ignacio Merino de Mesa y el edil anfitrión, Ignacio Javier Merino, la alcaldesa de Horcajuelo, Lucía Fernández y los alcaldes de Montejo, Ismael Martín; Puebla de la Sierra, Aurelio Bravo; Robledillo de la Jara, Guillermo García; El Berrueco, Jaime Sanz; y La Cabrera, Gregorio M. Cerezo. También acudieron al evento, el delegado regional para la revitalización de los municipios rurales, Rafael García, y el director de la Reserva de la Biosfera, Julio Fernández y el técnico, Mario Vega.

Todos ellos brindaron por esta apertura, deseando a la joven pareja éxito en su recién comenzada aventura profesional, esperando, a su vez, que permaneciesen muchos años en nuestra sierra. Posteriormente, el Ayuntamiento invitó a todas las autoridades a tomar un tentempié en la Plaza del municipio.

El Hotel Rural “Papamoscas” está gestionado por Sandra Gil y Rubén Pla, que, acompañados de sus dos hijas, se han trasladado desde un pueblo de Valencia hasta La Hiruela con la intención de empezar una nueva vida en un lugar tranquilo donde pudieran crecer felizmente sus hijas.

El alojamiento, preparado ya para recibir a todos aquellos visitantes que quieran disfrutar del atractivo turístico de La Hiruela, dispone de 5 habitaciones, una de ellas adaptada para personas con movilidad reducida. Las cuatro restantes están equipadas con cocina, dos de ellas tienen capacidad para 4 personas y las otras dos para 2 huéspedes. En todas, el desayuno, tipo bufet, va incluido en el precio de la habitación.

El curioso nombre del hotel rural rinde homenaje a las labores de investigación que realizan cada año los biólogos de la Estación Biológica de Doñana-CSIC. Estos profesionales se desplazan cada año hasta La Hiruela para el estudio del Papamoscas cerrojillo, ave forestal migratoria que pasa el invierno en el África subsahariana y migra en primavera para anidar en el municipio.