Los nacidos entre 1995 y 2015 son nativos digitales, entre otras cosas, por haber tenido un acceso a la tecnología y a Internet desde una edad más temprana. Por ello, no es de extrañar que, aun siendo menores de edad, soliciten una tarjeta bancaria a sus padres para poder pagar sus compras por Internet, así como en establecimientos físicos, o incluso a través del móvil.

Pero ¿realmente pueden solicitar una tarjeta los menores de edad?, ¿pueden usarla para pagar por Internet o por el móvil?, ¿a partir de qué edad puede mi hijo ser titular de una tarjeta de débito? El comparador financiero HelpMyCash.com ha realizado un estudio sobre cuentas para jóvenes de entre 14 y 17 años y nos cuenta cinco cosas que debemos saber antes de contratar una cuenta joven con tarjeta asociada si nuestro hijo es menor.

1- ¿A qué edad puedo darle una tarjeta a mi hijo?

El 73% de los bancos consultados en este estudio ofrecen una tarjeta bancaria para menores y para poder contratarla la edad más frecuente son los 14 años. Sin embargo, en el caso de las tarjetas prepago, encontramos excepciones; entidades como Openbank o Banco Santander permiten contratarlas a cualquier edad y Abanca o BBVA, a partir de los 12 años.

Lo cierto es que no existe una normativa específica que regule las cuentas y tarjetas bancarias para menores, según comunica el Banco de España en una entrevista realizada por el comparador. Las entidades se basan en la normativa de derecho común, que indica que un menor no emancipado aunque tiene responsabilidad jurídica, no tiene capacidad de obrar, por lo que la apertura y cancelación de la cuenta, contratación de tarjetas o administración del dinero se realizará a través de sus padres.

2. ¿Qué tipo de tarjeta ofrecen a los menores?

Aunque no todos los bancos ofrecen tarjetas a los clientes menores de edad, los que la ofrecen son de prepago o de débito, en ningún caso la tarjeta será de crédito. Del total de los bancos que ofrecen tarjetas bancarias, el 64% comercializa tanto de prepago como de débito y el 27% solo de prepago. El 9% solo incluye una tarjeta de débito para menores en su catálogo de productos.

Contrataremos una u otra según el perfil de nuestro hijo o nuestra preferencia como padres. Si lo que queremos es darle más libertad a la hora de realizar compras o retirar efectivo y, además, tiene al menos 14 años, podemos darle una tarjeta de débito. Sin embargo, si aún no ha cumplido los 14 años o queremos controlar sus gastos, las tarjetas prepago permiten recargar dinero periódicamente para evitar, entre otras cosas, un gasto descontrolado.

3. ¿Pueden operar por Internet o por el móvil?

El menor de edad titular de la tarjeta podrá tanto pagar en establecimientos físicos como retirar efectivo en cajeros. En cuanto a las compras por Internet, tan solo el 27% de los bancos consultados por los expertos de HelpMyCash.com permiten a los menores pagar sus compras online. Asimismo, solo Bankia, Unicaja, Liberbank, Openbank y CaixaBank permiten a los menores de edad pagar con el móvil a través del wallet de la entidad, Apple Pay, Samsung Pay y Google Pay, a excepción de Caixabank que aún no está adherido a este último servicio de pago.

En cuanto a los límites, los padres tienen la posibilidad de fijar límites diarios para retiradas en cajeros automáticos o establecer un gasto máximo mensual o diario. Openbank, por ejemplo, envía un SMS a la madre, padre o representante legal cada vez que el menor hace uso de la tarjeta bancaria.

Además, el 67% de los bancos permiten a los menores acceder a la banca online a través de una web o una app donde podrán consultar su saldo y movimientos. Esto les ayudará a adentrarse en el mundo de las finanzas personales y a manejar su economía.

4- ¿Cómo puedo contratar una tarjeta para mi hijo?

Los productos bancarios para niños no se pueden abrir a través de Internet, salvo alguna excepción como la tarjeta prepago de Openbank asociada a la cuenta de los padres. Será la madre, el padre o el responsable legal el que se acerque hasta cualquier oficina en la que estén interesados en abrir una cuenta y aporte la documentación necesaria: DNI del representante legal, DNI del menor y el libro de familia. Generalmente, no hace falta que acudan los dos progenitores a la oficina y, en muchos casos, ni siquiera hace falta que vaya el menor.

5- ¿Cuál es la mejor tarjeta para niños del momento?

La mejor opción dependerá tanto de nuestras necesidades como de las de nuestros hijos. Si lo que buscamos es una tarjeta asociada a una cuenta corriente que permita a nuestro hijo una operativa casi total, la Cuenta Joven de Bankia es una buena opción. Ofrece una tarjeta de débito a partir de los 14 años con opción a pagar con el móvil y acceso a la banca online tanto a través del ordenador como de la app para consultar los movimientos.

Si preferimos controlar un poco más los gastos de nuestros hijos, la Tarjeta Prepago de Openbank es una buena opción. La entidad enviará un SMS cada vez que el menor realice un pago y esta tarjeta irá asociada a una Cuenta Nómina Open o Cuenta Corriente Open en la que la madre, padre o representante legal tendrá que ser el titular.