Los hogares españoles se suman al poder de la domótica y cada vez incorporan más componentes inteligentes para convertirse en los nuevos modelos de viviendas que requiere el siglo XXI.  

Las bombillas inteligentes son, básicamente, aquellas que tienen algún tipo de conectividad avanzada, siendo la evolución natural y el modelo más actual de las bombillas convencionales. Una de sus principales características es que pueden controlarse a distancia, pero ofrecen otra serie de prestaciones cada vez más desarrolladas.

Todos aquellos que estén decididos a comprar bombillas inteligentes al principio pueden sentirse confundidos ante tanta oferta, pero hay páginas con mucha información como la que se localiza en lucesinteligentes.es, a la que se puede acceder haciendo clic en el enlace sugerido.

Qué puede hacer una bombilla inteligente

Algunos se estarán preguntando qué es lo que realmente puede hacer una bombilla inteligente y por qué todo el mundo está hablando de ellas. Estas son algunas de las funciones esenciales, aunque como ya se ha comentado, los modelos avanzan a un ritmo acelerado para ofrecer mayores prestaciones, por lo que, lo que hoy es una novedad, en poco tiempo será algo habitual y otra sorprendente característica habrá ocupado su lugar.

Conectarse a distancia

La principal característica que diferencia a una bombilla clásica de una inteligente es, precisamente, su capacidad para conectarse. Esta conexión permite que sea manejada con el móvil, mando u otro dispositivo, mediante bluetooth o por wifi.

El encendido y apagado automático por sensores

Entre los distintos tipos de bombillas inteligentes, algunas tienen incorporado un sensor de luz o proximidad, de manera que se encienden al detectar el movimiento y se apagan cuando ya se ha ido. Son muy útiles por ejemplo en as zonas de paso, como los pasillos, sin posibilidad de dejarse la luz encendida inútilmente.

Cambio de intensidad y color

Esta es otra de las características básicas de este tipo de iluminación, permitiendo la regulación tanto de la intensidad como del color de la luz. Con esta propiedad, se consigue crear distintos ambientes en función de las necesidades de cada momento y permiten, a su vez, un consumo responsable. Las bombillas inteligentes se adaptan a las necesidades reales, pues no siempre se requiere la máxima potencia para iluminar un entorno.

Como se puede ver con tan solo estas propiedades enumeradas, las bombillas inteligentes ofrecen desde una conectividad básica hasta un nuevo concepto en la iluminación.  

Cómo elegir las bombillas inteligentes más adecuadas

Como existe tan alta variedad de bombillas inteligentes, es importante determinar qué es lo que realmente se quiere o se necesita y el presupuesto que se tiene para invertir en la iluminación inteligente del hogar. En la web que se referenciaba al principio de este artículo, lucesinteligentes.es, se localizan los modelos más actuales, su precio y características.

Cómo se prefiere controlar las bombillas

La mayoría de bombillas inteligentes funcionan mediante una aplicación que se instalan en el móvil. No obstante, si se van a adquirir otros elementos inteligentes, como altavoz inteligente o algún centro de mando para esa domótica, es necesario asegurarse de la compatibilidad de cara al futuro. De no ser así, se correrá el riesgo de que las bombillas adquiridas se queden obsoletas en poco tiempo.

Qué tipo de iluminación inteligente se desea o se necesita

Aquellos que tienen un jardín, personas mayores o niños que se levantan en medio de la noche para ir al baño, no solo requieren de la conectividad, sino que necesitan sensores de presencia para que las luces se activen y desconecten cada vez que sea necesario.

También es muy útil que cuenten no solo con la conectividad básica, sino con WIFI, para que se pueda simular presencia cuando se pasa unos días fuera de casa. Esto reduce exponencialmente las posibilidades de sufrir un robo, pues, como se sabe, la mayoría se producen en inmuebles deshabitados.

Distintas habitaciones, distintas necesidades

No se necesita el mismo tipo de iluminación para la cocina, donde queremos la máxima claridad para elaborar los platos, que, para el salón, donde es posible recrearse con distintos ambientes según se esté jugando con los niños, en una reunión distendida con amigos o de cena romántica con la pareja.

Como cabe suponer, será más provechoso invertir un poco más en una bombilla inteligente que ofrezca más propiedades de ambientación en el salón, o en el dormitorio, que en la cocina o en el cuarto de baño.

En este sentido, es importante distinguir entre las luces principales que iluminan estancias, las luces indirectas para decorar o para ambientar zonas determinadas, las luces de tareas, como leer… De este modo, al comprar luces inteligentes se debe considerar los requerimientos específicos para cada lugar y objetivo para el que se vayan a utilizar.

 

Como se puede ver en este artículo, las bombillas inteligentes suponen una gran evolución no solo en la forma de entender la iluminación en casa o los centros de trabajo, sino también en el consumo responsable, pues son dispositivos LED, que además de ser ajustables, pueden contar con sensores para maximizar el ahorro en zonas de paso y exteriores.