Los resultados finales de una cirugía plástica generan una nueva imagen en cada persona, mejorando la autoestima, la capacidad de relacionarse en la vida social, la confianza en sí mismos y el bienestar psicológico. Sin embargo, es importante no descuidarse en la fase postoperatoria inmediata y aprovechar la oportunidad para cambiar hábitos de vida algo incorrectos que, a largo plazo, pueden comprometer el resultado de la operación.

 

Sin importar la complejidad de la intervención, la medicina estética requiere mucho cuidado y vigilancia por parte del experto y del paciente, ya que con una buena comunicación entre ambos y con los cuidados pertinentes los resultados serán muy satisfactorios. Al mismo tiempo, de esta manera se cuida la salud integral del paciente en las intervenciones más complejas. 

 

Una cirugía o tratamiento estético debe tomarse en serio

Antes que nada es indispensable asegurarse de que se está en manos de expertos. Actualmente es posible contar con centros especializados en medicina estética como el Grupo Martín Navarro, donde se puede contar con atención personalizada y excelentes alternativas para la cirugía estética.

 

Además, es muy importante es seguir las instrucciones del médico en cada fase del proceso.

Para el postoperatorio, el experto dará una serie de instrucciones precisas sobre qué hacer y qué no hacer en el tiempo siguiente al procedimiento y es muy importante seguir las instrucciones para reducir el riesgo de complicaciones, pero también para facilitar el proceso de curación de las heridas y lograr resultados óptimos.

 

Cirugías plásticas más complejas

En el caso de los procesos más complejos las primeras 24 horas después de la cirugía son muy delicadas. Con una rinoplastia, por ejemplo, la hinchazón y la coloración azulada alrededor de los ojos son muy frecuentes y pueden empeorar al segundo día después de la cirugía. Asimismo, puede existir un ligero sangrado de la nariz, pero se detendrá gradualmente. Lo mejor es quedarse en la cama con la cabeza levantada y comer alimentos blandos y que no estén calientes.

 

En el caso de aumento senos, glúteos o liposucción se deben utilizar cremas y ungüentos recomendados por el médico, el cirujano prescribirá los productos más adecuados para aplicar sobre las cicatrices y la piel de estas áreas. El cuidado de la piel en estas zonas es muy delicado, por lo que es esencial para mantener el resultado con el tiempo, prevenir infecciones y hacer que las cicatrices sean menos visibles.

 

Depilación y tratamientos anti-edad  

Al hacer una depilación permanente se deben tener en cuenta algunos cuidados. Si se es muy sensible hay que pedir al médico que sugiera una crema anestésica para aplicar en la zona afectada antes de la depilación, para que el dolor (tanto durante como después) sea más leve. Además, las mujeres deben evitar las sesiones de depilación durante el ciclo, e incluso unos días antes. En esos días la piel es más sensible al dolor.

 

La Depilación con Láser de Diodo es muy efectiva, pero es bueno tratar de hacer una cita temprano en la mañana y evitar ponerse desodorante u otras cremas antes del tratamiento. Además, para la depilación permanente se debe evitar el uso de cremas en la primera hora después de la finalización de la depilación, incluso la exposición al calor (exposición al sol, ducha o baño, cocinar, sauna, etc.).

En el caso de los tratamientos estéticos anti-edad lo mejor es usar un protector solar regularmente, ya que es indispensable proteger la piel y las pequeñas marcas. Por otra parte, también debe aplicarse debajo de la ropa donde se haya sometido a cualquier procedimiento. Hay que destacar que la protección debe usarse siempre, incluso cuando las cicatrices casi han desaparecido.

 

No hay que olvidar la hidratación en estos tratamientos estéticos, ya que el cuerpo necesita la cantidad adecuada de agua para hidratar todos los tejidos y órganos. El agua también favorece la digestión, elimina residuos y toxinas y es esencial para el funcionamiento óptimo de todos los sistemas del cuerpo.

 

Otras recomendaciones

Es bueno tener una alimentación sana y estilo de vida activo. El estado general de salud es uno de los indicadores predictivos más altos de la duración de los resultados de la cirugía plástica. Además, la dieta y el ejercicio físico regular son factores clave, sin embargo, en las primeras semanas después de la operación es importante descansar y reanudar el movimiento gradualmente.

 

También es recomendable dejar de fumar, ya que los fumadores tienen una tasa de infección postoperatoria más alta y se enfrentan a riesgos aún mayores con respecto a las cicatrices. El cirujano plástico pedirá que se deje de fumar por lo menos dos semanas antes de la cirugía y durante el mismo número de semanas en el postoperatorio.

 

Ante la observación de algún resultado indeseado lo mejor es consultar al médico de inmediato, en dado caso de que no lo haya prevenido anteriormente. En cualquier procedimiento es muy importante la observación y sobre todo seguir las recomendaciones del experto al pie de la letra, solo así se tendrán los resultados deseados y se prevendrá cualquier contratiempo.