Elegir el colchón no es fácil, existen muchos en el mercado. Y, si escogemos el equivocado, corremos el riesgo de dormir incómoda o difícilmente durante los siguientes años o, peor aún, acabar con problemas de espalda, como puedes ver en opinionescolchones.com.

En primer lugar, no debemos dejarnos guiar por el precio: no siempre el más caro es el mejor. El precio depende fuertemente del fabricante y también del material, pero no para todos el material más caro es el mejor, especialmente si eres alérgico al látex.

Se recomienda cambiar el colchón cada 10-15 años. Pero de nuevo esto es muy inexacto, pues depende del material del mismo.

¿Más dudas? A continuación te explicamos todo lo necesario para que encuentres tu colchón perfecto:

Guía para encontrar tu colchón perfecto

Según tu postura para dormir

Si duermes boca arriba, te conviene un colchón más bien duro, que mantendrá recta tu columna.

Si duermes de lado, un colchón blando te ayudará a encontrar la postura adecuada.

 

Según tu peso

Si pesas poco, elige un colchón blando.

Si pesas más, mejor un colchón duro, para que no te hundas.

 

Según cuánto te mueves en la cama

Cuanto más te muevas, más duro debería ser el colchón, para que puedas hacerlo más cómodamente y con el mínimo esfuerzo.

 

Según la temperatura

Si en tu habitación hace frío o eres friolero, te conviene un colchón de espuma, látex o viscoelástico; es decir, más bien blando, ya que conservan mejor el calor.

Si hace calor o tiendes a tener calor, elige un colchón de muelles, ya que traspira mejor.

 

Si tu cama es articulada o plegable

Elige un colchón flexible, como de espuma, látex o muelles embolsados.

 

 

Si eres asmático/a o alérgico/a al polvo

Decídete por un colchón de espuma o látex con funda lavable, a menos que seas alérgico al látex.

Prueba la firmeza del colchón fijándote en la curvatura de tu espalda

Túmbate de lado o de espaldas, según como sueles dormir, y elige aquel colchón en que tu columna esté recta.

Cuestión de material

Los colchones de muelles independientes y los de muelles continuos permiten una buena ventilación , por lo que suelen ser algo frescos. Por eso algunos de ellos tienen dos caras, una para verano y una para invierno.

Los colchones de muelles embolsados son ideales para dormir en pareja, ya que permiten la independencia de movimientos. Pero con el tiempo, pierden firmeza, y es recomendable cambiarlos cada 15 años.

Los colchones de espuma de poliuretano son buenos aislantes del calor, pero cuanto más económicos son, menos duran.

Los colchones de látex son más caros, pero más resistentes y se adaptan muy bien a cualquier temperatura. Además, se ajustan al cuerpo y al peso, por lo que son muy camaleónicos.

¿Verdad que ya tienes mucho más claro qué colchón quieres comprar?