Ángel Díaz Suárez es Agente Titulado de Seguros desde 1983, Profesor de EGB, Gestor Administrativo y Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología. De 1980 a 2016 fue Delegado de Mapfre en El Ejido-Almería. Actualmente es Presidente de la Asociación Liberados de Mapfre, que lucha a favor de los derechos de los trabajadores. En esta entrevista habla de la mencionada asociación, de los logros conseguidos y de lo que queda por hacer.

 

¿Cómo nace su asociación y con qué fines?

Nacimos en el año 2017, cuando unos pocos compañeros, con muchos años de dedicación a Mapfre, comprobamos que no éramos casos aislados, sino el producto de una estrategia nacional de privarnos de nuestras carteras de clientes y, de ese modo, también de nuestros ingresos a coste 0 para Mapfre.

Pensamos acertadamente que solo uniéndonos podríamos defender nuestros derechos y es por eso que hoy estamos aquí, para hacer llegar al trabajador la vía de liberación de su situación o, como mínimo, la mejor vía de asegurar su futuro laboral y, por ende, la legitimidad de su dignidad. Ahora somos muchos más delegados y APMs, unos liberados, otros en proceso de liberación y otros en activo. Asimismo, ya contamos con más de 400 simpatizantes.

Háblenos de la importancia de acabar con la figura de los falsos autónomos...

Los falsos autónomos son mano de obra esclava que se puede despedir cuando se quiere, sin ningún derecho sobre el trabajo realizado durante años y a los que se puede hostigar, faltar al respeto etc..., sabiendo como saben, del temor que tienen a ser despedidos, sin nada a cambio, además de ser un fraude continuado a la S.S. y a las arcas públicas. Acabar con los falsos autónomos supone acabar con un trabajo esclavista y un fraude continuado a las arcas públicas.

 

¿Qué es lo que han conseguido hasta ahora?

Hemos conseguido que la Oficina Nacional contra el Fraude de la SS, tome cartas en el asunto y haya iniciado una campaña nacional de inspección de todas las sucursales de Mapfre.

Hemos conseguido que Mapfre reconozca su actuación al indemnizar a Delegados y APM (agentes) haciéndoles firmar cláusulas de confidencialidad para evitar sentencias condenatorias. Hemos conseguido que Inspectores de Trabajo declaren el alta de oficio de Delegados que han denunciado su situación laboral.

Y sobre todo, que muchas personas hastiadas o desesperadas, por el maltrato continuado, encuentren un lugar donde se les escuche y se les informe de sus derechos.

 

Queda todavía mucho camino por recorrer...

Sí, buscamos que las relaciones de trabajo sean de respeto y que los agentes sean realmente independientes. Para ello es necesario contratos producto de la voluntad de ambas partes y no impuestos por la parte dominante y que todos los que actualmente se encuentran trabajando en oficinas de Mapfre sean dados de alta en el régimen general y se les reconozcan sus derechos laborales.

 

¿Qué tiene que pasar para que Mapfre entre en razón?

Que los poderes públicos y los representantes de los trabajadores (sindicatos) hagan su trabajo y que Mapfre cumpla la Ley.

 

Ustedes no van contra Mapfre, solo quieren defender al trabajador...

Esta respuesta también está en la carta. Hemos sido y somos los que hemos hecho grande Mapfre, pero a los actuales e incompetentes responsables de Mapfre se les ha olvidado. Y siguen arruinando familias, que lo han dado todo por Mapfre, sin el mas mínimo rubor.