España está viviendo una situación de lo más peculiar. El número de créditos está aumentando, pero también el número de personas que no los pagan. El Banco de España ha comenzado a hacer sonar las alarmas al ver que el índice de impagos de los créditos al consumo crece a un ritmo vertiginoso, dado que esto puede derivar en un serio problema en relación con bancos y financieras al haber una falta de liquidez por impagos.

Una situación que deriva de la caída en el ahorro en los hogares y que agrava la situación económica también para las familias. Algo que se podría evitar si se tuvieran en cuenta las pautas adecuadas a la hora de pedir un crédito.  Y es que, aunque sean algo sumamente sencillo y fácil de tramitar, siempre tienen detrás de su fachada algunos aspectos que no se tienen en cuenta y que, al final, acaban provocando problemas.

 

Cinco consejos para pedir un préstamo

 

Pedir un préstamo es ahora mucho más fácil que antes, y como clara muestra de ello tenemos los créditos rápidos y ese crecimiento que han registrado en los últimos años. Las personas cada vez se animan más a pedirlos porque saben que son productos financieros cada vez más sencillos, que suelen estar acompañados de unos procesos que tan solo exigen unos cuantos minutos y que, a cambio, pueden ofrecer una ayuda económica crucial. Pero no es oro todo lo que reluce y, para evitar problemas, siempre conviene saber bien qué mirar y cómo proceder antes de pedir un crédito.

Cuanto antes se devuelva, mejor

Uno de los primeros aspectos a abordar a la hora de solicitar un préstamo es el plazo en el que se va a devolver. En este sentido, no solo debes tener en cuenta tu solvencia económica y hasta qué punto serás capaz de afrontar las cuotas en función del tiempo establecido, debes guardar un más que necesario equilibrio entre esto y el dinero que estás dispuesto a pagar. Y es que en los créditos siempre hay un porcentaje adicional a pagar en concepto de intereses.

Estos, que son una cuantía que crece proporcionalmente en relación tanto con la cantidad a pedir como del tiempo que se van a dilatar los pagos, hacen que el crédito se encarezca bastante.

Mira bien los intereses

A colación del punto anterior, los intereses son algo que se debe observar con lupa si fuera necesario. En Internet puedes encontrar créditos de muchos tipos, pero también propuestas con unas cantidades de intereses de lo más variables. Si echas un vistazo a la web de PrestamosPerfectos.es, por ejemplo, puedes ver que hay préstamos con un interés del 0%, pero también otros que comienzan a subir aplicando un 3,5%. 

Parece poco, pero hay entidades que llegan a cargar más del 20% en concepto de intereses. Hablamos de una cantidad que se traduce en casi un cuarto del préstamo a solicitar. Un incremento muy doloroso para tu ahorro.

Ten clara la cantidad que necesitas

Sabiendo ya el peligro que tienen los intereses y lo importante que es manejar un plazo de tiempo acortado, hay que sumar otro factor más a tener muy en cuenta: el importe que necesitas. No puedes acercarte a una entidad sin tener clara la cifra a solicitar, debes acotar a la perfección para especificar el dinero que necesitas con el crédito que vayas a pedir.

¿Por qué? Por si quedaban dudas, porque así no tendrás que pagar más en lo que respecta a intereses y, además, tampoco tendrás que pasar más tiempo de la cuenta abonando las cuotas de devolución. Todo debe estar medido al máximo.

Compara propuestas

No es nada aconsejable obcecarse en lo que ofrece una entidad en concreto, dado que hay muchas más que pueden estar poniendo sobre la mesa productos financieros mucho mejores. Es totalmente necesario que dediques un tiempo a ver qué ofrecen tanto financieras como bancos dentro y fuera de internet para comprobar cuáles son las ofertas que más se adecuan a lo que necesitas.

Es posible que encuentres préstamos pequeños, de plazos reducidos y con intereses nulos que te vengan bien, como también otros más cuantiosos y con gastos adicionales que sean más adecuados para lo que necesitas. Mira, compara y elige. De hecho, te aconsejamos que utilices un comparador como el que hemos citado más arriba.

Evita las prórrogas

Evita por todos los medios el tener que aplazar el pago de una cuota, porque dicho aplazamiento puede estar acompañado de un recargo por retraso. Es cierto que las entidades cada vez lo hacen menos, pero las hay que todavía pueden exigirte un extra al mover una mensualidad fuera de lo previsto.

Ante la duda, lo mejor es curarse en salud. Aun así, es conveniente echar un vistazo a las condiciones del crédito para dejarlo todo bien claro y evitar sorpresas desagradables luego.

Con todo esto, ya tienes material de sobra para saber cómo actuar a la hora de pedir un crédito a cualquier banco o financiera. Recuerda todos estos consejos y actúa consecuentemente, evitarás muchos problemas.


Fuente: El Confidencial / El País / Préstamos Perfectos