El fontanero más icónico de la cultura popular, Mario Bros, es seguro un buen conocedor de los problemas diarios a los que se enfrentan sus compañeros de profesión. Sin embargo, en el mundo virtual de los videojuegos y las series de animación, lo que hace este simpático trabajador y su hermano Luigi no es desatascar tuberías, mejorar el drenaje de los desagües o instalar elementos como duchas o grifos, sino derrotar a las criaturas que habitan en las alcantarillas de Nueva York.

En la realidad, cuando hablamos de fontanería, lo que se nos viene a la cabeza es una tubería atascada o una rotura inoportuna que deja el suelo lleno de agua. Los fontaneros, más allá de ofrecer solución inmediata a estos problemas, prestan otros muchos servicios que conviene conocer, para saber cuándo es buen momento para recurrir a estos profesionales.

Instalaciones y reformas

No todos servicios que prestan los fontaneros son para reparar problemas en el saneamiento y en las tuberías. En muchas ocasiones, la contratación de estos profesionales se debe a que se van a realizar reformas en la vivienda, especialmente en el baño y la cocina, o bien en la calefacción.

Los fontaneros, lo veremos más adelante, son especialistas en la instalación de termos eléctricos, sanitarios, reparación de humedades, de cisternas, calderas, instalación de bañeras de hidromasaje, la purga de radiacdores, y, como veremos más adelante, solventar problemas relacionados con grifos y el drenaje.

Desatascos y tuberías rotas

Los trabajos más solicitados a un fontanero tienen que ver con tuberías rotas o atascadas, lo que motiva que muchas de las empresas dedicadas a este sector lleven por nombre algo relacionado con los desatascos.. No es el caso de Fontaneros Alcorcón que, sin embargo, sí comparten con el resto de colegas algo muy importante en esta profesión, son fontaneros urgentes que están disponibles las 24 horas del día y los siete días a la semana.

En una vivienda, una avería de este tipo puede ocurrir en cualquier momento, así que lo más recomendable es poner solución al problema lo antes posible  para evitar males mayores y que la situación derive en caos. En cualquier caso, para contratar los servicios de un fontanero no es necesario que ocurra una emergencia, hay señales que indican que es momento de llamar y a las que no siempre se presta atención. Una pista es el agua que no se cuela bien por el lavabo o la pila.

Drenaje lento y grifos que gotean

Un drenaje incorrecto suele estar detrás de un agua que no se cuela bien por el lavabo. Esto puede deberse a cabello acumulado junto a la espuma del jabón y los productos de aseo personal, incluso restos de comida en el caso del fregadero.

En ocasiones no se hace necesaria la visita de un fontanero, pues se puede solucionar retirando la cubierta del suelo y retirando los residuos. Otra opción es usar una barrena para limpiar la tubería o enjuagar el desagüe con productos específicos. Si con todo esto el drenaje sigue sin funcionar, la alternativa es llamar a un fontanero de manera urgente, pues este inconveniente puede causar problemas más graves.

Los grifos que gotean resultan también muy molestos porque derrochan agua y generan ruido. Pueden estar causados por una junta pasada, una arandela desgastada o por la corrosión de la instalación, pero la presencia de un fontanero y su saber hacer pondrán fin a este problema.

El mal funcionamiento del inodoro

Por lo general, la mayoría de los problemas de fontanería derivados del mal funcionamiento del inodoro son sencillos de solucionar. En muchos casos, basta con reemplazar algún elemento deformado o roto, instalar una nueva cadena o reajustar el sistema. Todas estos soluciones son rápidas y económicas, pero es importante avisar a un fontanero a tiempo en caso de que se advierta un comportamiento inadecuado del sanitario.

De lo contrario, si no se pone freno a tiempo, la alternativa es hacer un desembolso mayor por tener que contratar los servicios de un fontanero urgente. En fontaneros Mostoles atienden todo tipo de urgencias 24 horas al día y siete días a la semana, aunque también proporcionan consejos de mantenimiento para evitar que te veas en un apuro similar a medio plazo.

El agua no circula con suficiente presión

La baja presión del agua, si es solo el agua caliente, puede ser fácilmente resuelta abriendo por completo la válvula de cierre del calentador. Si esto no soluciona el problema deberá ser un fontanero el que compruebe el funcionamiento de este equipo.

En caso de que la baja presión incluya también el agua fría, es probable que el filtro del grifo esté obstruido. En esos casos, las alternativas son limpiarlo con vinagre o reemplazarlo por uno nuevo. Si aún así no es suficiente, un fontanero profesional pondrá fin al problema.

No hay agua caliente

Cuando no hay agua caliente, el problema está en el calentador. Las causas más comunes son el apagado de la luz piloto del aparato, que el tanque de agua caliente esté cubierto de sedimentos, fallos propios del termostato o del botón de encendido defectuoso.

Si el problema procede del calentador, la ayuda de un fontanero es imprescindible, porque estos aparatos pueden ser peligrosos y lo mejor es dejar trabajar a los expertos. Las empresas de fontanería que ofrecen servicios de urgencia 24 horas pueden llegar a la vivienda en menos de una hora en muchos casos, por lo que no hay que preocuparse en demasía por fallos de este tipo.

Trabajos de mantenimiento y prevención de problemas

Ya lo hemos ido dejando claro, no hace falta esperar a que algo se rompa para llamar al fontanero. Se puede contratar a un profesional para prevenir problemas futuros que tengan que ver con la detección de fugas, limpiar canalizaciones, detectar por dónde pasa una tubería o el lugar en el que se encuentran arquetas ocultas.

Todos estos trabajos y muchos otros se realizan con tecnología moderna, sin necesidad de romper instalaciones, pero para que todo salga perfecto, la principal recomendación es confiar en expertos que conocen su trabajo y garantizan resultados.