Los robots de limpieza Roomba han conseguido algo que solo está al alcance de las marcas que tienen mayor impacto a nivel mundial, que cuando los consumidores se interesen por robots aspiradores piensen de manera casi inmediata en esta compañía.

Desde que se lanzara la primera serie de robots de la marca iRobot en el año 2002, con 15.000 unidades, el crecimiento de la marca le llevado a vender millones de unidades en todo el mundo, como leemos en The Robot Report.

En la actualidad, los robots aspiradores representan una cuota de mercado importante en el sector de la limpieza. Dispositivos como Roomba incorporan cada vez más prestaciones como la capacidad de fregar suelos, incorporar sensores inteligentes que aumentan su capacidad domótica o sistemas de navegación que les permiten volver a su base de carga en caso necesario.

Uno de los elementos más importantes de los robots Roomba es su batería, que puede ser original o compatible, y para decidirse entre ambas hay que atender a parámetros como su capacidad, el material con el que se fabrica, la vida útil o la tecnología de sus celdas.

Baterías Roomba originales y compatibles

La batería del robot de cocina es el elemento más importante de este dispositivo, porque es lo que permite que el robot trabaje sin estar conectado a la corriente, de manera autónoma.

Cuando el robot no está trabajando, la batería debe estar conectada a la toma de corriente. Y, tras finalizar la limpieza, el equipo ha de colocarse junto a su base. Si durante el trabajo, la autonomía se agota, el robot vuelve a la base y una vez cargado, retoma el trabajo. Por norma general, la autonomía de las baterías ronda entre hora y hora y media.

Las baterías pueden ser originales o compatibles. Las baterías compatibles son una opción interesante siempre que se adquieran en tiendas especializadas, ya quefrecen un nivel de garantía similar a las baterías originales y cumplan con todos los requisitos medioambientales. En muchos casos, una batería Roomba compatible ofrece un rendimiento superior a las originales.

Los modelos compatibles pueden tener hasta un 10% más de capacidad que las originales, porque en su fabricación se utilizan celdas de alta calidad que no ofrecen problemas de durabilidad. Estas baterías incluyen níquel e hidruro metálico o bien iones de litio. Este apartado es importante que sea verdadero. Muchas baterías de Roomba económicas que se envían desde tiendas poco especializadas y desde otros países marcan una capacidad superior a la que realmente tienen. Esto no se puede saber de antemano, po eso es tan importante cuidar la tienda en la que compramos nuestra batería.

Las baterías de Ni-MH se pueden usar en todos los Roomba y pueden cargarse con tecnología de Li-ion. Sin embargo, las baterías de Li-ion originales solo se pueden usar para los equipos que están fabricados. Muchas baterías compatibles incluyen un circuito adaptador de Ni-MH a Li-ion.

Las baterías originales son una opción segura, pero menos económica. El tiempo de garantía es de seis meses, aunque en el caso de que los errores sean por defecto de fabricación, este periodo de tiempo se eleva hasta los dos años. La batería XLIFE original, compatible con todas las series de Roomba, ofrece una duración muy elevada, de hasta 24 meses en el mejor de los casos.

Capacidad de carga de las baterías

Conocer la capacidad de carga ayuda a descubrir cuánto tiempo puede estar trabajando el robot de cocina, por lo que, a mayor capacidad de carga, más largos serán los ciclos de limpieza. Mucha gente cree que la capacidad guarda relación con la potencia del dispositivo, cuando esto depende más bien de un correcto mantenimiento y limpieza del mismo.

La capacidad se mide en mAh o ah, y 1.000 mAh equivalen a 1 Ah. En el mercado encontramos baterías que van desde los 3.000 a los 4.500 mAh

¿Qué durabilidad tienen estos elementos?

Todas las baterías recargables tienen una vida útil compuesta por determinados ciclos de carga. El número de estos ciclos se relaciona con la calidad de sus celdas, su capacidad y la tecnología de las mismas, pero influye también el uso y la conservación que se le da a la batería: cómo es el proceso de carga, cómo se guarda, cómo se utiliza el robot…

A priori, las baterías de Li-ion son más propensas a sufrir incidencias por sobretensiones de la red eléctrica. Las de Ni-MH son más económicas y resistentes a estos problemas. Tanto en la tecnología de Li-ion como en las de Ni-MH, la calidad de las celdas es determinante para su vida útil, que puede estar comprendida entre los 15 y los 18 meses para algunos modelos y hasta los 24 meses en algunos casos.

¿Qué batería adquirir para el robot Roomba?

Con todos estos datos, las baterías compatibles son las más aconsejables, tanto por su precio más económico como por su utilidad otros robots. No obstante, es importante tener en cuenta que la capacidad de carga puede ser un factor limitante, y que a mayor capacidad, menor vida útil. 

Todas las baterías, originales y compatibles de calidad, funcionan bien en líneas generales. La clave de su durabilidad depende del uso que se le dé a este elemento y al robot en general. Las compatibles, si se utilizan de manera adecuada, ofrecen resultados óptimos de limpieza.